El Fuego en San Juan

El latido de los tambores se acompasa con el crepitar de las llamas mientras el pálpito de los corazones enciende cantos en la noche, anécdotas risueñas, recuerdos silenciosos… El fuego, anfitrión en la fiesta, recibe nuestras ofrendas y, sin que apenas nos demos cuenta, despoja nuestras almas de todo aquello que no sirve más, dejando espacio en nuestras vidas para que lo nuevo se incorpore en un renovado ciclo.
Acá un canto, allá una risa, una ausencia al otro lado. Ausencia por unos segundos en que las llamas vivas abren su reino para convertirnos en leños candentes; presencia en otros espacios inexplorados del Ser. El fuego se nutre de la historia de cada árbol que le ofreció sus ramas, y devora en un instante nuestra historia personal para mostrarnos la esencia que por siempre subyace al reino de las formas… Las cenizas alimentan la tierra que engendrará un nuevo árbol, y la esencia que hemos rescatado nutrirá nuevos brotes en nuestro crecimiento, mas por esta noche ya se dio la alquimia, la simbiosis entre palabra y fuego crepitando cada frase en una flecha que prende memorias dormidas. Simbiosis entre canto y fuego que aviva la fuerza en el rescoldo de nuestros sentires. Simbiosis entre silencio y fuego generando un sonido único que acoge al mismo tiempo la suma acompasada de nuestras expresiones…
Y así va resplandeciendo la madrugada de San Juan, pudiendo verse desde las alturas la danza gloriosa del fuego rodeado por corazones encendidos…

¡¡¡Gracias, amig@s, por la magia de esos ratos compartidos!!!

Share Button

Publicado por

Angela Castillo

Aprendiza de Poeta Maga