La sonrisa de un girasol

La sonrisa de un girasol, disipando los grises en los que la costumbre entreteje sus rutinas. Sonrisa colmada de aurora que colorea el paisaje sin énfasis ni fatigas… Pareciera que nada nuevo sucediese cuando lavas los platos, cocinas, o trabajas en las tareas que recomponen el día a día; como si todo lo novedoso aconteciera en profesiones exitosas, a personas interesantes, en lugares más exóticos que este espacio saturado de miradas desgastadas… Y, sin embargo, algo está sucediendo en un parpadeo; breve instante en el que la espuma del fregadero produce un cosquilleo en tus manos, o el paladar se deleita probando esa sopa recién retirada del fogón… o cuando atrapas un pensamiento furtivo cuyo entendimiento disuelve el hedor de una vivencia marchita en el recuerdo, dejando espacio a la fragancia de una idea que recién abre sus pétalos. Cuando escribes tus recuerdos, transformando tu ayer en algo hermoso. Pues ¡qué queda de lo vivido sino esa mirada que, de tantas veces revivir, aprende a quitarle sombras al pasado y lo colma con las luces conquistadas en cada amanecer!

Girasoles al Amanecer en Centro Narhanda – Barcelona

¡¡¡Gracias, amig@s, por la sonrisa, el abrazo y la receptividad!!!

Share Button

Publicado por

Angela Castillo

Aprendiza de Poeta Maga

Un comentario sobre “La sonrisa de un girasol”

  1. Me ha encantado escucharte hoy, me quedo en el corazón tu abrazo calido, espero seguir sabiendo de ti aunque estes un tiempo por tierras andaluzas, te envio un abrazo y mucha suerte.ANGELES

    ..

Los comentarios están cerrados.