Serenidad

Puntuales a la cita con el Devenir, nada sabemos todavía. Son los primeros compases de una nueva música de encuentro. Pero algo ya sabemos: nuestra puntualidad es que la prisa y el estrés no existen sino como una “diversión” de la mente, que juega a relinchar y a ser un caballo loco o desbocado. Las riendas del caballo interior son la serenidad.
Con actitud serena, incluso en la dinámica de los momentos agitados, hemos aprendido a sujetar las riendas, a encontrar la calma, el remanso de la poesía que no tiene palabras, que canta sin palabras como las gotas que salpican las fuentes o los arroyos, mostrándonos esa quietud activa del “somos-sin-morirnos-mientras-estamos-siendo”…

Share Button

Publicado por

Angela Castillo

Aprendiza de Poetisa Maga