Girasoles al amanecer

La historia desplegada en estas páginas se desarrolla en una Comunidad del Valle Sagrado de Perú. Sus protagonistas son Buscadores de diferentes países que unen sus vidas para crecer juntos, acogiendo las costumbres y el conocimiento de una cultura ancestral. Aunque el escenario y los personajes descritos propicien la narrativa sobre los misterios de una Tradición milenaria, el desarrollo de la obra profundiza más en las relaciones a todos los niveles: con la naturaleza, con los elementos, con el trabajo, con el mundo invisible, con los compañeros de viaje; en definitiva, con uno mismo. Es la historia de una comunidad de Hombres y Mujeres Medicina que eligen el camino de la sanación, mostrando con sus vidas cómo enfrentar la existencia de una forma más sencilla, honesta y fuerte…

“Girasoles decaídos tras una larga noche de sombras oscuras, que despertaron una mañana abriendo sus pétalos a la luz del amanecer, elevaron sus corazones hacia el cielo y no necesitaron más motivo, para colmar el nuevo día, que girar en dirección al sol…”

Si deseas regalar o regalarte este libro en formato impreso, contacta con: lamagiadelasrelaciones@gmail.com

También está disponible en formato digital en: Bubok  y Amazon

          

Somos flechas lanzadas por la vida, en cada elección marcamos nuestra proyección, nuestro destino, todas las elecciones que hice convergieron en este lugar, en este camino…

Y es cierto que elecciones muy importantes hube de hacer antes de viajar a Perú. Cualquiera podría pensar que cruzar el océano, hoy en día, no tiene nada de extraordinario: muchas personas pueden aprovechar el mes de vacaciones en conocer otros países, más o menos exóticos. En mi caso, sin embargo, fue una cuestión de conseguir más tiempo del que se requiere para hacer turismo. Desde siempre, más que la figura del turista, me interesó la del peregrino, o viajero que se busca a sí mismo en otras culturas o formas de entender la vida. Hay viajes y viajes, pero los más auténticos, pienso yo, son aquellos que nos devuelven a casa como seres diferentes y más acordes con nuestra verdadera naturaleza.

… Sin embargo, lo más extraordinario de esta experiencia es que podría haber sucedido, y puede suceder, en cualquier lugar del mundo. Lo más sorprendente es que las voces que suenan en estas páginas podrían ser, en esencia, las de cualquier persona que se baja un rato del mundo con el propósito de descubrir quién vive bajo los ropajes diseñados por su tradición, cultura o circunstancias vitales…

Vivir desde el corazón

Hemos partido en este Encuentro de ese silencio que acoge todos los sonidos, de ese espacio vacío donde caben todas las formas, de esa primera conciencia que brota de la vacuidad colmada de todas las posibilidades. Yo mirándome frente al espejo del mundo. Interminable habría sido este encuentro si hubiésemos tenido que confrontarnos e integrar en la estructura del Ser todas las variantes que ofrece el mundo en que vivimos, pero nos hemos centrado en ese punto de cohesión entre dos espacios de la realidad que parecen rehuirse entre sí: La realidad percibida por los sentidos externos y la realidad percibida por los sentidos internos. Existimos en un lado del espejo excluyéndonos del otro. Vivimos dentro del Círculo Sagrado del Corazón, donde todo instante es naciente, nuevo, irrepetible, como un flujo constante de ese algo inexplicable que a la vez nos colma y vacía… o nos perpetuamos en la huella cristalizada de nuestros esquemas mentales o circunstancias vitales. Soy la huella o soy el flujo… Soy amor adiestrado o amor en trance…
El Amor no se sostiene en negaciones. En el Círculo del Amor siempre hay espacio para acoger e integrar a lo otro, para reconocer en mí lo que sea que vea del otro. Así se va ensanchando el sentimiento y así se van rompiendo los límites de las creencias que nos mantienen restringidos en el marco de la definición.
Vivir desde el corazón no es estar aquí o allá; es sentir, experimentar desde ese punto de unión entre lo otro y yo (el centro del círculo está en cada uno de los puntos que configuran la circunferencia). Es la conexión que nos da la fuerza para dar el salto y transformarnos en una nueva y más amplia percepción de nosotros mismos. Y, he aquí que, como por arte de magia, del espejo que nos refleja en la realidad desaparecen las imágenes que ya no pueden identificarnos, y asoman nuevos paisajes que muestran en qué medida hemos cambiado.

¡¡¡Gracias, amig@s, por activar con vuestra presencia el núcleo de este trabajo!!!

Conectando con lo Sagrado

El propósito que guía este Encuentro es abrir el corazón a la vibración de los cuatro elementos –Tierra, Aire, Agua y Fuego-, acogiendo el regalo que  cada uno de ellos nos entrega en forma de fuerza, entendimiento y sanación; en una oportunidad de ir descubriendo espacios inexplorados del ser… Desde lo sagrado de ti puedes establecer una relación con lo sagrado de la Madre Tierra, pues Ella escucha en tu silencio, en tu canto, en tu rezo y, sobre todo, en el balbuceo del primer  acercamiento. Ella oye los anhelos más íntimos del corazón, sana las heridas profundas y te fortalece  para que cumplas con el compromiso  que tienes contigo mismo, con tus relaciones y con la Vida…

DSCF4363Y así fue que el Agua fluyó a través de nuestras venas y nos dejó su transparencia en el sentimiento… El Aire afinó nuestros instrumentos musicales y dejó en la humedad del ambiente notas acompasadas con nuevos entendimientos… La Tierra acogió nuestras ofrendas y semillas de nuevos propósitos, mientras sentíamos su latido bajo nuestros pies… Y, pese a que las lluvias no nos permitieron prender el Fuego, finalmente nos convertimos en leños y encendimos una llama en nuestros corazones que seguirá ardiendo más allá de las estaciones… 

Del 22 al 24 de Abril – Conectando con lo Sagrado – En Vallfogona de Ripollès – Girona

¡¡¡ Gracias, Alex, Alvaro, Berta, Charo, Eva, Inma, Juan, Jordi, Kris, Mónica, Rosa, Rosa… por ponerle vuestras mejores notas a este encuentro!!!

El círculo del amor

Busco en este tramo del camino un punto de cohesión entre dos espacios de la realidad que parecen rehuirse entre sí: La realidad percibida por los sentidos externos y la realidad percibida por los sentidos internos. 
El amor no excluye, no se sostiene en negaciones. En el círculo del amor siempre hay espacio para acoger a lo otro, al otro. Así se va ensanchando el sentimiento y así se van rompiendo los límites de las creencias que nos mantienen restringidos en el marco de lo definido.
Hace rato que me he rendido ante el Misterio. Esta rendición, en mi caso, significa que no puedo atrapar ni controlar el potencial de lo indefinido. Sólo puedo abrirme a su flujo y permitir que poco a poco sea éste el que me vaya moldeando en sus designios. Al fin y al cabo todo lo que oigo y creo saber son ropajes que me coloca el mundo y el tiempo que se viven en mí, y optar a ser vestida por el Gran Misterio es atreverse a ir desnudándose de toda creencia, comprendiendo que el mismo acto de desapego lleva consigo la investidura de un traje de inocencia. Entonces no es que haya nadie al otro lado para arroparme con un nuevo atuendo, sino que en cada instante en el que mi conciencia experimenta una transformación, y soy consciente de ello, el Presente, la Presencia, se me manifiesta como ese punto de conexión entre esos dos espacios de la realidad que siempre se están rehuyendo…

GIRASOLES AL AMANECER en la Fira per la Terra // Barcelona

¡¡¡Gracias, amig@s, por tantos cantos y cuentos y encanto que habéis traído al encuentro!!!

Contrastes

¿Perderse en la vorágine de acontecimientos externos o encontrarse en el silencio del mundo acallado, en la soledad de quien bucea en sus profundidades? Dos formas contrapuestas de trazarle a la vida la particular expresión, y ambas incompletas mientras se anulen entre sí…

Trato de unir los opuestos, y a veces los veo abrazarse en cada intento de cerrar un círculo, de completar un recorrido de reconciliación: la circunstancia externa me viste a su imagen y semejanza, mientras que el llamado interno me reclama en el mismo desgarro de los ropajes adquiridos.

La superación es un viaje hacia las raíces, que son las mismas para todos y en todos los tiempos. Sólo desde la conexión con la madre nutricia se puede crecer hacia lo alto, expandirse, recuperando la savia perdida para no ser rama muerta en el Árbol de la Vida. Y ahí, en ese punto de conexión, encuentro la más profunda y elevada expresión, una sencilla sencillez en la vorágine de contrastes que ofrece el día …

 GIRASOLES AL AMANECER En el Centro de EDUCACIÓN PERMANENTE de Santa Fe – Granada

¡¡¡Gracias al Centro de Educación Permanente «Elena Martin Vivaldi» y a los santaferin@s que dejaron una nueva huella en el recorrido de los girasoles!!!