Tiempo de unirnos

«Hasta que no llegué a Occidente y pasé dos años observando alrededor mío, no pude nunca imaginar cómo una extrema degradación ha producido un mundo sin voluntad, un mundo cada vez más petrificado frente al peligro que tiene que afrontar… Hoy todos estamos al borde de un cataclismo histórico, una inundación que se tragará la civilización y cambiará las épocas… El alma humana desea cosas más elevadas, más cálidas y más puras de las que se ofrecen hoy a las masas, desde el estupor televisivo a la música insoportable… La actual conciencia humana, irreligiosa y autónoma, ha fabricado un hombre a la pobre medida de las cosas de esta tierra, un hombre imperfecto, que no se halla nunca libre del orgullo, del interés egoísta, de la envidia, de la vanidad y de docenas de otros defectos. Estamos ahora pagando los errores que no valoramos correctamente al inicio del viaje. En la dirección del renacimiento de nuestros días hemos enriquecido nuestra experiencia, pero hemos perdido totalmente la noción de una entidad suprema, que es la única capaz de contener nuestras pasiones y nuestra irresponsabilidad…”  Alexander Solzhenitsyn, Premio Nóbel de Literatura en 1970

En todo tiempo es el momento de que los pueblos se reconozcan como hermanos, tiempo de unirnos, de entender y vivir la visión de la Unidad. Un sentimiento precioso que le nace a esos seres que se sienten y reconocen como hijos de la misma Madre Tierra. Es momento ya de elevarnos en conciencia y dejar de culpar, delegar y lamentarnos para tomar en nuestras propias manos la responsabilidad de crecer hacia nuestras profundidades, y hacia alturas insospechadas que nos esperan como la gran bendición de este misterio que es la vida.

GIRASOLES AL AMANECER en La Casa del Inca / Montilla – Córdoba
¡¡¡Gracias, Montilla, por avivar con vuestros planteamientos el espíritu del Inca y el de los girasoles!!!
.

La importancia personal

Trascender la importancia personal es uno de los pasos fundamentales en el camino del despertar de la consciencia. Y, por poner un ejemplo que ilustre esta concepción, diría que cada uno de nosotros somos una nota en el Gran Coro de la Vida. Lo único importante, a nivel personal, debiera ser el constante propósito de afinar la propia expresión para que ésta alcance su máxima resonancia. Las disonancias a todos los niveles acontecen cuando una nota no reconoce su sonido esencial y copia el de las otras, o trata de imponerse sobre las demás, rompiendo así la armonía del conjunto.
Hay un intento más noble y profundo que aquél que nos impulsa a la conquista de lo otro: es el intento de conquistarse a uno mismo, convirtiendo hasta las más simples acciones, ya no en importancia personal, sino en poder personal…
Girasoles al amanecer en Mures – Jaén
 
¡¡¡Gracias, Mures, por dejarle un espacio a los girasoles entre tantos platos y tantos sabores!!!