Un cuento de agradecimiento

DSCF8156

El día vino como Los Reyes Magos, cargadito de regalos. Como dijo María (cuando nos cantó con toda su gracia “Los campanilleros”): todos los días son un nacimiento de la luz, y cualquier momento es bueno para cantar un villancico si nos pone en esa disposición de sentir y acoger la fuerza de lo naciente. Gracias a tod@s, de corazón, por tantos regalos que habéis traído a este Encuentro… Podría escribir páginas y páginas reconociendo los “guiños” que el Universo hace a través de vuestras miradas, de vuestros gestos, de vuestra presencia, pero, quizás porque hoy está lloviendo y he pensado en el fuego, os quiero compartir, así a modo de cuento, el significado de un regalo en concreto:
Unas noches antes del equinoccio de otoño había soñado con un fuego que se apagaba y, ahí dentro de la ensoñación me veía a mí misma sentada, encogida, sin más leña que ofrecer a las llamas, contemplando con frío en el alma cómo el manto gris de las cenizas iba comiéndose el fulgor del rescoldo último. Es de una impotencia desoladora ver que una lumbre se apaga y no puedes hacer nada para avivarla. Recuerdo que cuando ya me había rendido a la evidencia de que no depende de mí que arda lo que ha de apagarse ahí al lado, en el mismo sueño me nació la voluntad de prender el fuego ahí dentro de mí, soplarle a la llama en mi corazón. Y así fue que en un tiempo sin tiempo dancé a la noche glacial como si yo misma fuese un fuego encendido. Entonces amaneció…
Por eso, Rosa, aunque me resistí a aceptarlo porque no tengo una pared donde luzca tu arte en todo su esplendor, reconocí la esencia y el significado del gran regalo que has traído contigo. Fue como si en el lienzo hubieses plasmado la intensidad y el calor de esa mujer de fuego que percibí en mis sueños. Fue como si el día me hiciera un guiño a través de esa imagen. Fue como si hubieras pintado mi sueño. Gracias por borrar las cenizas con la magia de tus pinceles y mostrarme que no importa si no hay leña, pues están los colores, la poesía y el amor que mantienen encendida la llama en nuestros corazones.
¡Gracias, Rosa! Aquí te comparto el texto que me inspiró tu taller de ArteTerapia… Hoy es Siempre Todavía
Flor del aire eres,
libertad en tus alas llevas,
luz de colores es tu vuelo,
aleteo de dicha en el corazón.
Nota 1: Para quienes estáis leyendo este cuento, deciros que si algún día os queréis hacer un regalo mágico, que os pongáis en contacto con Rosa Lopez. Seguro que sus pinceles encenderán todos los colores que lleváis en el alma. Hoy es Siempre Todavía

Nota 2: ¡¡¡Gracias a tod@s!!! Maribel, Agustí, Mercedes, Pedro, Montserrat, Michel, María José, Antonio, Sonia, Eusebi, Elvi, Rosa, María… 

Share Button

¡Feliz Año Nuevo!

Despidiendo a un inquilino en el tiempo

Respiras profundo mientras los dedos teclean estos renglones, como pidiéndole al aire que oxigene las palabras de despedida, las que hayan de acudir a pronunciarse en este adiós sin uvas ni campanadas todavía. Seguirán girando las estaciones y podrás mirar desde otra perspectiva lo vivido, y dará igual por dónde y cómo lo contemples en la rueda del tiempo: este año lo verás siempre como el que dio acogida a un inquilino que se instaló en tu mente y con el cual has convivido en los últimos meses.
Acaso fuese más efectivo que el dulce espacio del silencio o la música callada del corazón tocasen las notas del adiós sin discurso ni creencia, y no darle voz a las palabras que durante tanto tiempo han respirado aires rancios de emociones manidas, las que no pueden sino exhalar lo re-sentido, lo repetido una y otra vez en los circuitos cerrados de una percepción que te atrapa ahí donde no hay orificios que ventilen olores añejos.
Sí, tal vez fuera más positivo enmudecer cuando las palabras no pueden renovar los aires, cuando se vuelven cansinas de trasladar siempre lo mismo. Porque si las palabras son vehículos con el poder transportar la materia sutil de los sueños, también se hacen portadoras de esa sustancia turbia y espesa que hace los días pesados, que te deja sin fuerzas para afrontar el reto de seguir viviendo. Las palabras son potencias creadoras o destructivas y las que van cargadas de emociones pesadas pueden ser una losa brutal allá donde caigan, sean o no pronunciadas, pues al igual que hay una música callada que resuena en otro corazón, también están los pensamientos no expresados que se convierten en inquilinos de la mente que los hospeda.
Pero no, el paradigma mental no ofrece hospitalidad, esto es cosa del corazón, del Hogar. La mente absorbe y se apropia y dice “esto es mío” cuando las palabras peregrinas pasan por la puerta hablando de libertad, de amor, de conocimiento; o entra en conflicto contra esas creencias que se aposentan sedentarias en tu cabeza y no armonizan con los parámetros que te identifican. “Esto no es mío. Aquí hay un intruso y hay que echarle fuera”, gritan entonces tus emociones. Lo que pasa es que en esta contienda intentas desalojar tu casa de “eso” con lo que no te identificas y lo haces proyectando la acometida contra “eso” del otro lado que lo refleja. Pero al final resulta que el embate se está dando dentro de ti, en tus propias percepciones.
Tu paradigma mental está en conflicto contra ese inquilino al que abriste la puerta cuando llegó con los bolsillos llenos de oportunidades que luego resultaron falacias. Gran batalla la de este año para expulsar lo que dices que no es tuyo, lo que adjudicas al mundo que te rodea, pero ¿cómo desalojas las sombras que el intruso ha despertado en ti, las que han vivido en tu mente y se han nutrido de tus emociones? ¿Debajo de qué excusa te escondes si ya todas las creencias que sostuvieron la percepción de lo que eres han sido saqueadas? Todo en ti ha quedado a la intemperie, sin techos ni paredes. La cruel batalla te ha dejado sin murallas que definan lo que es tu conquista (lo que tomaste del mundo) y lo que te ha sido arrebatado porque lo entregaste sin soltarlo. No ¡Basta! Ya no quedan fuerzas que malgastar en esta encerrona absurda.

Y así llegas a la última hoja del calendario anual y repites el ritual de uvas y campanadas renovadoras de propósitos que han de motivarte a girar otra vuelta en la rueda del tiempo. Lo que pasa es que esta noche es especial porque ahí mismo donde recibiste el año puedes respirar más profundo y decir adiós ya sin miedos ni agravios. Por esta vez la despedida no te deja acidez en el paladar sino el dulzor del fruto maduro en la palabra. Adiós y gracias por la dulzura en la madurez de un proceso. Adiós y gracias por la esencia del aprendizaje que vino a traerte ese inquilino cuyo nombre es Crisis.
Y lo mágico del asunto es que ha sido al darle la vuelta al inoportuno ocupante cuando le has reconocido en el giro de tantas estaciones vestido de las circunstancias más variopintas. ¿O acaso no es también el mismo párrafo que te has vivido de tantas maneras, pero siempre del revés? Tu sueño no necesita paredes donde colgar cuadros con paisajes, ni techos donde pintar estrellas. Y allá donde está tu sueño, el tuyo, está tu Hogar.

Un propósito inédito quiere nacer entre las campanadas que tocan el final y el comienzo. Ojalá que las palabras peregrinas y los pensamientos inquilinos cesen de cincelar culpas en las paredes de la mente y retornen a la conciencia del Hogar.
El Hogar es un estado del ser sin muros que separen lo tuyo de lo mío, ni techos que limiten el desarrollo de lo que somos. Despertar a esta dimensión es sentimos libres de ser lo que somos ahora, y que esta libertad libere el amor oprimido en lo que no pudo ser.
El Hogar es una transparencia en la percepción que nos hace ver y aceptar el mundo así como es, y no como quisiéramos que fuera.
El Hogar es nuestro espacio más sagrado, y como inquilinos de la mente nos vamos preparando para habitarlo. Hasta que finalmente descubrimos que es el Hogar el que nos habita mientras no le contaminemos con la basura que captan nuestros cerebros o la que está acumulada en nuestras memorias inconscientes.
Nos relacionamos con los demás a diferentes niveles de intercambio pero nos quedamos y arraigamos y permanecemos en ese corazón donde sentimos la sensación de estar en casa, de no ser inquilinos saqueadores en el espacio que nos alberga.
El Hogar es una alianza a nivel sutil que no se deja atrapar ni condicionar; el contexto y formas de relación no dan garantías de Hogar por muchas veces que nos casemos o por muy numerosa que sea nuestra familia o por muchas casas que construyamos. Y acaso sea por esto que, salvo en momentos puntuales, todos somos niños huérfanos que vamos creando un mundo de sustitutos y artificios y proyecciones que nos hagan olvidar la incertidumbre del destierro.
La añoranza del Hogar, más despierta o más latente en cada cual, es el anhelo profundo de intimidad en el acto de relacionarnos. Sentirnos en casa en el corazón de otro ser, albergar al corazón que nos alberga, porque esa sensación compartida nos recuerda el cuidado esencial de una madre, la protección inherente al padre, la complicidad y reconocimiento y apoyo en la hermandad…

Recuerdas en esta despedida el dulce espacio del silencio. La música callada del amor danza libremente en tu respiración. Empieza otro giro en la rueda del tiempo y esta vez ya no estás fuera sino dentro del corazón de la casa, de la familia, de la sociedad, del universo… Y sonríe la última campanada en el Hogar que te recibe y acoge y da la bienvenida a las puertas de un corazón que te está llamando desde adentro…

Desde este rincón en una esquina del viento 
soplo en las plumas de un pajarillo que
oirás cantar en algún momento
mis mejores deseos para ti 
y todas tus relaciones…

Share Button

La Magia de las Relaciones

Del 14 al 16 de septiembre – XV Encuentro de Ecoaldeas Comunidad Los Portales. Sevilla

Un espacio para compartir y comprender el proceso que hemos de realizar como personas para materializar aquí y ahora la opción de las ecoaldeas y los proyectos comunitarios.
Creamos una nueva forma basada en desarrollar las 4 dimensiones: social-comunitaria, ecológica, económica, espiritual. Con talleres, charlas, experiencias que nos permitan trazar nuestra propia ruta por este universo ecoaldeano.
También es un momento festivo en donde compartir experiencias, comprobar lo valioso de las ideas y las dificultades de su implementación, divulgar conocimientos que nos ayuden a transformar, de manera creativa, nuestras vidas y nuestro entorno hacia nuevos modelos de convivencia que velen por la sostenibilidad, la autogestión y el respeto por minorías y mayorías… Los Portales

Ponencia – LA Magia de las Relaciones 

1Las relaciones a todos los niveles son la prueba de fuego por la que pasa el hierro de tus creencias. Algunas dejan una estela de cenizas, en otras quedan candentes las brasas de la amistad y, te acompañen o no en el siguiente tramo, todas te ofrecen una nueva dimensión de ti mismo. No buscas en tus cielos sutiles el refugio que ampare tus constantes huidas, sino que despiertas el Recuerdo en tu vivencia humana, en la comunión con lo humano, tan sagrada como este cielo de estrellas que miras y te contempla. Porque quien no es capaz de confiar y fundirse con las profundidades de otro ser, tampoco se atreve a confiar y fundirse con la Esencia. Mismamente, cuando estás en plena fusión con el Sagrado Corazón, es a través de tu entrega que lo sagrado despierta en tu humanidad, y lo hace abrazando en ti a todas tus relaciones, las que densifican y también las que purifican tus memorias.
Amar es tu origen y tu destino. No hace falta que busques otras huellas que bordarle al tejido vital, pues tu sello es siempre el amor. El Espíritu pone el aliento en todas sus criaturas, a las que él mismo ha amasado y concebido para que sus obras brillen en el mundo como prueba de que el amor sigue existiendo, sigue penetrando en los olvidos del tiempo. Y así, para conocer tu origen, tu rostro original, vas desvelando poco a poco el Recuerdo del amor. 2Amor por ti y por todas las relaciones que han configurado lo que eres. Amor en lo que haces. Amor por tus raíces, por tu recorrido, por el conocimiento. Amor en las alas que alzan tu vuelo. Amor que, por serlo, es fuerza, es conocimiento y es dicha transformada en belleza. Amor que no podría serlo si no tuviera estos tres aspectos unidos, ofreciéndole cohesión al mundo. Pues sin la luz del conocimiento el mundo yacería en la oscuridad más absoluta. La realidad sería una locura sin la cohesión con que el amor integra todos los trozos esparcidos en el espacio de las formas. El amor sabe, une, ve y hace donde tiene que hacer cuando atraviesa los abismos para rescatar a un corazón desesperado en las tinieblas. Pues en el universo sólo hay un corazón, por mucho que éste se manifieste en infinidad de trozos que lo llevan consigo. Es el Gran Corazón que siente su latido en todas las partes del mundo.

Extracto del libro Los Ojos de la Noche 

Share Button

Relaciones

No le digas al día lo que te ha contado la noche,
pues podría el sol ponerse a ensoñar…

… La intimidad de una relación auténtica, sea al nivel que sea, implica un enfoque íntegro sobre el espejo donde te miras, desnudando la comunicación de un “tener que decir, que hacer o que proyectar”. Focaliza más en ése “contigo soy” que trasciende los entresijos innatos al apego emocional, enredados muchas veces en el “¿qué tienes para mí?”. No hay decepción cuando no hay expectativas más allá de compartir lo que ya está definido en nosotros, a la vez que se potencia lo latente, lo que quiere asomar como un balbuceo y necesita ese grado de confianza para no declinarse en el intento de expresión.
La propia magia de la relación que vamos a establecer en esta lectura me exige una cercanía contigo. Me pide que llegue hasta tu corazón y para ello tengo que abrirte el mío. Por lo tanto no puedo elegir trajes que ponerme para este encuentro. ¿Me expongo entonces a la intemperie? Yo no lo veo así. El trabajo personal desarrollado en los últimos años ha concluido en la concepción profunda de no tener que protegerme de nada ni de nadie –que no sea yo misma–, así como nada puedo esconder ante los ojos del Gran Misterio. He descubierto que la inocencia no se escuda y es el mayor escudo que traemos al mundo. Facilita el espacio para establecer relaciones auténticas, de intimidad, porque si bien el día despliega los contrastes, la mirada de asombro despierta cuando descubrimos lo parecidos que somos en la noche del alma…

Introducción al libro: Los Ojos de la Noche 

En la Antigua Biblioteca de Sallen / Organiza Toteuritmia

¡¡¡Gracias, amig@s, por tantas bendiciones que trajo consigo el Re-encuentro!!!

Share Button

Amor desnudo

… Las relaciones van pasando por nuestra vida, disolviéndose en el olvido para permitirnos el presente, como si las capas del tiempo no tuvieran preferencias y tratasen a todos por igual. El tiempo, sin embargo, no puede enterrar la esencia de lo vivido. No tiene fuerza suficiente para ocultar las huellas que quedaron marcadas en nuestro ser. Quien amó, nunca olvida que amó. Tal vez olvide a quién, pero en sí permanecerá para siempre, como una huella imborrable en su historia, ese sentir que le transformó en una persona mejor.
En alguna ocasión me pregunté si realmente amé, y todas mis relaciones desfilaron por la pasarela de la memoria, vistiéndose con mis miedos, dudas, desaciertos y una amplia gama de sensaciones. Quizá lo mágico de cada relación es que nos ayuda a madurar y convivir con nuestras propias emociones, para, finalmente, dejarnos frente a la verdad del amor. Amor desnudo y tan completo al mismo tiempo. Amor sin justificaciones, ni disculpas, ni condiciones. Amor sin miedo ni atrevimiento…
Extracto del libro Girasoles al amanecer

En Espai per el Despertar – Hospitalet

¡¡¡Gracias, amigas, por esa receptividad que permitió escribir otra página en el aire!!!

Share Button