Voluntad

Pensé que el peregrino viaje tocaba a su fin, que había llegado al límite de las fronteras y de los sueños.
Pensé que la senda se extinguía bajo los pasos, como un sueño harto de soñar se dispersa con el despertar.
Pensé agotadas las provisiones de empeño y de ilusiones, y abordaba el momento de las despedidas con miradas taciturnas…
Pero la voluntad rehuye las tumbas; no acepta un final sin punto de comienzo.
¡Y fíjate cómo suceden los ciclos!
Cuando los viejos dichos languidecen en el crepúsculo, las nuevas melodías cantan al sol de la alborada.
Donde los viejos caminos se borran, los pies de ahora abren una vereda bordeada de des-conocimiento y de misterio.
Mientras se desdibuja la faz de antiguas quimeras, las nuevas arrugas dibujan el mapa de un rostro más verdadero…

Share Button

Publicado por

Angela Castillo

Aprendiza de Poeta Maga