CONTENIDOS DEL BLOG

Cayendo de nuestro lado

Gracias por retirarme de tu vida
antes que yo me retire de la mía.
Gracias por darme el arrojo necesario
para caer de mi lado
cuando estoy cayendo demasiado en ti.
Caer en mí es recuperar de nuevo el eje,
la mirada centrada, el objetivo claro,
la fuerza disponible, la voluntad de seguir.
Caer de mi lado es dar un paso más hacia nosotros…

Share Button

Fluyendo

Después de tantos trazados en el aire, que hacen y deshacen los contornos del sentimiento, fluyo y refluyo en el elemento agua, sin sujetar la mirada en esa orilla que excluye la otra, el lado opuesto; ya sea en forma de pretensión afanosa por estar en otro lado, o en los múltiples argumentos que elabora el rechazo.
Fluir, al menos en mi caso, no quiere decir que todo se lo ha tragado el agua, sino que abrazo a la consistencia de la piedra que encuentro a mi paso, sin pelearme con ella, aprendiendo de la naturaleza que se manifestó así y ahí.
En mi caso al menos, fluir es también dejarme abrazar por las dos orillas que configuran mis contornos en constante y natural oposición…

Share Button

Carta de los Reyes Magos para ti

Viaja esta carta a través de tus sueños buscando la orilla de tu corazón. Ahora que somos pequeñas figuras difusas en tu recuerdo, porque tú te hiciste tan grande en la geografía de tus vivencias, se hace más largo el recorrido de esta misiva, pero no por esto llegará más tarde. Cuando tú recibas esta carta, es porque ya crecieron tus ojos como para sentir el asombro ante ese Misterio que impulsa tus pasos y desvela tu camino, el tuyo, haciéndote protagonista de una historia vinculada a todas las historias que te preceden, sobrepasan o circundan, pero que nadie puede vivirse más que tú, ni de la cual alguien que no seas tú puede hacer la lectura completa.
Viaja esta carta hacia tu orilla porque tú has caminado en tus sueños hacia este lado del espejo, trayendo crecidos los regalos que te hicimos en tu nacimiento. Cuando leas esta misiva escrita en el reino de la magia, con palabras mágicas, es porque ya puedes recordar que fue a ti, cuando tú naciste y la luz nació contigo, a quien vinimos a entregar nuestros presentes, a quien dimos los recipientes que portarían y protegerían el destino de esa luz que eres, en el viaje por tu propia historia. Ahora ya puedes acordarte que te hicimos entrega de tres dones: Pensamiento, Palabra, Acción. Pensamientos conductores de tu luz. Palabras que configuran los contornos de tus sueños. Acciones que le dan cuerpo y realidad al milagro de tu vida.
Sí. Ahora ya se abrieron tus ojos con inocencia y puedes recordar. Por eso mismo, nosotros, Los Reyes Magos, te escribimos esta carta para decirte que seguimos creyendo en ti. Que pase lo que te haya pasado, y lo vivas así como en ti se esté viviendo, NOSOTROS SEGUIMOS CREYENDO EN TI. Y en esta orilla de tu corazón esperamos desde siempre tu llegada en cada Presente que nos Regalas tu Presencia…

Share Button

¡Felices Fiestas!

Que cada uno de los días de nuestra vida sean Navidad… que recibamos como regalo una sonrisa o un beso… que nos abracen… que se cumpla un deseo que pedimos hace tiempo a una estrella fugaz… que sigamos teniendo un sueño aunque se haga realidad cuando llegue su momento… que brille el sol y la luna y las estrellas en nuestros cielos internos… que bailemos al son de la música que nos hace vibrar… y que sigamos encontrándonos en algún rincón del año nuevo…

Share Button

Navidad

Entre tantas imágenes navideñas, buscaba esta mañana una que mostrase un gran árbol, uno de ésos con muchas ramas donde colgar todos los momentos que le dieron luminosidad a nuestra vida; con otras ramas que se vayan encendiendo a su tiempo, porque también el Gran Misterio se desvela a sí mismo poquito a poco; con ramas deshojadas de lo que ya no es, que a su vez dejan espacio a otra primavera que se irá gestando en esa misma desnudez…
De pronto me encontré con esta imagen y pensé: ¿Por qué un árbol solitario? Mejor un bosque. ¿Por qué el agua en copas? Mejor un río rebosante de vida? ¿Por qué no un puente que nos conecte y a la vez conectado con la Naturaleza? Un puente por el que se acercan aquéllos a quienes amas y te quieren. ¿Por qué no un Hogar con el fuego encendido, con velas encendidas, con corazones encendidos?
Entre tantas evidencias externas que decoran la Navidad, en las calles, en las mesas, en el comercio… buscaba esta mañana esos breves instantes en los cuales he sentido que se me encendía el corazón. Y de pronto he visto que hay una navidad íntima y personal (que no está sujeta a ninguna fecha ni estación) cada vez que renace el amor en tu corazón. Cada vez que se renueva en ti ese sentimiento de dicha infinita por sentirte conectado, vinculado, unido a algo que no puedes abrazar por completo, pero por lo que te sientes completamente abrazado. Y no puedes sino agradecer por ese presente, ese regalo. Sí, de pronto lo he visto: El Amor es el Gran Regalo, aunque el resto del año nos llegue sin papel de regalo, ni luces, ni decorado…

 

Share Button