CONTENIDOS DEL BLOG

Sueños realizables

Los sueños, si no son realizables, son quimeras, fantasías, distracciones o escapes de la realidad. Yo quiero pintar un sueño realizable pero no encuentro los colores del día en el fondo de mis pupilas. Acepto pues que estoy anochecida, y que todo está por despertar con otros matices e intensidades.
Yo sé que vienen amaneceres con otros soles, pero ahora resplandece la Luna y es su luz la que escribe signos en los cielos de la madrugada. Luego, o acaso en este mismo renglón, una noche despierta y una noche dormida se encuentran. Después, o quizás entre un segundo y otro, unos sueños compartidos se desperezan, se dejan tocar por la realidad del día así como la luz del sol toca la mañana y hace visibles las cosas invisibles en la madrugada.
Dejemos pues que los sueños despierten y nos despierten, ellos mismos nos dicen lo que es real y realizable…

Share Button

Serenidad

Puntuales a la cita con el Devenir, nada sabemos todavía. Son los primeros compases de una nueva música de encuentro. Pero algo ya sabemos: nuestra puntualidad es que la prisa y el estrés no existen sino como una “diversión” de la mente, que juega a relinchar y a ser un caballo loco o desbocado. Las riendas del caballo interior son la serenidad.
Con actitud serena, incluso en la dinámica de los momentos agitados, hemos aprendido a sujetar las riendas, a encontrar la calma, el remanso de la poesía que no tiene palabras, que canta sin palabras como las gotas que salpican las fuentes o los arroyos, mostrándonos esa quietud activa del “somos-sin-morirnos-mientras-estamos-siendo”…

Share Button

Carta de los Reyes Magos para ti

Viaja esta carta a través de tus sueños buscando la orilla de tu corazón. Ahora que somos pequeñas figuras difusas en tu recuerdo, porque tú te hiciste tan grande en la geografía de tus vivencias, se hace más largo el recorrido de esta misiva, pero no por esto llegará más tarde. Cuando tú recibas esta carta, es porque ya crecieron tus ojos como para sentir el asombro ante ese Misterio que impulsa tus pasos y desvela tu camino, el tuyo, haciéndote protagonista de una historia vinculada a todas las historias que te preceden, sobrepasan o circundan, pero que nadie puede vivirse más que tú, ni de la cual alguien que no seas tú puede hacer la lectura completa.
Viaja esta carta hacia tu orilla porque tú has caminado en tus sueños hacia este lado del espejo, trayendo crecidos los regalos que te hicimos en tu nacimiento. Cuando leas esta misiva escrita en el reino de la magia, con palabras mágicas, es porque ya puedes recordar que fue a ti, cuando tú naciste y la luz nació contigo, a quien vinimos a entregar nuestros presentes, a quien dimos los recipientes que portarían y protegerían el destino de esa luz que eres, en el viaje por tu propia historia. Ahora ya puedes acordarte que te hicimos entrega de tres dones: Pensamiento, Palabra, Acción. Pensamientos conductores de tu luz. Palabras que configuran los contornos de tus sueños. Acciones que le dan cuerpo y realidad al milagro de tu vida.
Sí. Ahora ya se abrieron tus ojos con inocencia y puedes recordar. Por eso mismo, nosotros, Los Reyes Magos, te escribimos esta carta para decirte que seguimos creyendo en ti. Que pase lo que te haya pasado, y lo vivas así como en ti se esté viviendo, NOSOTROS SEGUIMOS CREYENDO EN TI. Y en esta orilla de tu corazón esperamos desde siempre tu llegada en cada Presente que nos Regalas tu Presencia…

Share Button

Hay días…

Hay días, días normales, días cualesquiera, que no necesitan de un pregón municipal para anunciar el júbilo de la luz solar, de su bienvenida y llegada. Días que llegan sin cohorte de guardia ni cítaras que anuncien la visita memorable del sol.
Y es que todos los días ocurren milagros, aunque no todas las horas tengan ese significado de satisfacción personal: me refiero a esas horas y horas que nos llevan de exploradores a caminar por un bosque donde la frondosidad logra desorientarnos. Y, aunque nada es adorno en la naturaleza vegetal (ni siquiera estorban las hojas que impiden ver los caminos), en la naturaleza humana es cada cual quien decide sobre las cosas dispersas, las puras distracciones que dispersan de ver el puñado de cosas esenciales, básicas, que llenan de sentido y dan de lleno en la diana del “qué es importante y qué es accesorio de vivirnos”.
Todos los días tenemos un bosque de acontecimientos que atravesar. Y, en esa amalgama de sucesos, importa mucho el proceso de selección personal: de qué es valioso y qué es adorno. Esto lo saben las personas enamoradas. Lo saben muy bien las personas que disfrutan y trasladan en sus silentes gestos el secreto del amor. Y lo saben sobre todo las personas que, aun sufriendo el dolor y la incertidumbre, agradecen a la muerte por concederles un día cualquiera más.
Hay días, esos días, tan normales ellos, que quizá tienen una sola noticia. Pero, bien verdad es, que una sola noticia vale por mil mensajes si clarea en un corazón con su luz natural…

Share Button

Semillas de amor

Alguien me dijo una vez que nunca brota una flor por muchas semillas que pongas en una piedra.
Luego comprendí que sí, que puede suceder lo imposible cuando hago lo posible.
Y esto mismo sucedió la vez que lancé una semilla de amor al vuelo, por no dejarla en mitad del camino expuesta a ninguna suela de algún zapato.
Yo no digo que sea para tropezarse, pero las piedras están por todos lados y en una de éstas cayó mi semilla de amor. Concienzuda yo, me fui a buscarla para ponérselo más fácil y dejarla sobre la tierra. Lástima que, entre tantos peñascos, ya no la encontré.
Entonces fue cuando el momento me dijo:
“No te preocupes por lo que de ti no depende. Marcha tranquila porque tu intento ya hizo la siembra y mira cómo floreces tú entre tus piedras…”

Share Button