CONTENIDOS DEL BLOG

El centro es el sitio

Cuando era niña iba con mis padres por estas fechas a recoger aceitunas. Recuerdo una ladera sombría que, orientada hacia el norte, el sol no tocaba hasta bien avanzado el día. Mis ojos miraban con impaciencia cómo los rayos dorados iban deslizándose por la vertiente de enfrente -avanzaban tan despacio-, y mis manos heladas querían empujar al sol para que llegase cuanto antes a mi cuerpo…
Acaso por impaciencia o quizá por falta de resistencia ante los fríos de la vida, he dejado mi sitio muchas veces para ir a buscar el sol del corazón en otras laderas del mundo. Además del norte, diría que incluso perdí la brújula con tantos desplazamientos. Aprendí, sin embargo, que no yerra la desorientación si ve el centro en cada uno de los puntos que configuran la circunferencia o periferia de cada experiencia. Y el centro es el Sitio porque ahí siempre alumbra el Sol…

Share Button

Saber sin saberlo

Yo no diré que conozco a Dios.
Prefiero hablar sólo de lo que sé,
que es decir algo y es decir nada.
O decir palabras que se miran y se abrazan en infinitas soledades.
O decir miradas que ansían derramarse en otra piel, otros labios, otro cuerpo.
Por eso prefiero decir mirándote, y no sentir distancias entre tu boca y la mía, ni entre tu voz y la mía, ni entre tu cuerpo y el mío.
Será que, sin saberlo, nací contigo y te olvidé pasando el tiempo.
Yo no diré que te conozco ¡oh Dios!
Pero ahora que te encuentro, me digo así, en silencio, con mis ojos en tus ojos, que no quiero perderte ni olvidarte.
Y grabo tu piel en mi pecho, y el calor de tu abrazo, y contigo salgo a la calle y me repito que el mundo es otro, que ya no es el mismo, porque recobré la memoria de tu carne…

Share Button

Magia…

Share Button

De gritos y susurros

Las palabras suenan a veces como una suave canción entonada entre susurros.
Aquello que se nos dice al oído es lo que mejor comprendemos, sin necesidad de esfuerzo para dar atención a cuanto se nos está transmitiendo.
Desde adentro nos entendemos mejor, sea lo que fuere que nos digamos.
En cambio, desde afuera, al otro lado de nosotros mismos, solamente los gritos parecen atravesar las paredes.
Por eso, a veces, cuando los muros que nos separan se hacen al silencio, escucho en las palabras una suave canción entonada entre susurros…

Share Button

Faros en la noche

Gran parte de mis lecturas y meditaciones han venido a dedicarse al Conocimiento de un mundo interior en constante cambio y siempre desconocido.

Siempre descubro teorías nuevas, abriéndose paso en las incertidumbres de la consciencia, al modo de farolillos que alumbran en la noche.

Pero acaso mis ojos, desacostumbrados a ver en la oscuridad, tan sólo hayan conseguido tantear en las penumbras qué es una piedra y qué es una senda que conduce a alguna parte desde la cual pueda percibirse, no sólo la consistencia de la realidad y sus aristas, sino también el firmamento que me rodea y a través del cual, como espectadora activa, se renueva mi asombro ante la grandeza de cuanto existe…

Share Button