El latido del tiempo

En la niñez percibía el tiempo como un pálpito imparable que se acompasaba con el latido del corazón. Tic tac… Tic tac… pulsaban los colores del primer reloj en mi oído y, mirando las manecillas que recorrían su circunferencia, trataba de entender los distintos ritmos en cada una de ellas. La aguja de los segundos, la de los minutos, la de las horas.
Después el tiempo salió de la circunferencia primaveral y fue ensanchando sus ciclos en el calendario de los días, trimestres, años, trasladándome a este momento en el que varias décadas quedaron atrás; a esta estación en la cual “el antes” se pone delante cuando veo en el arcén un reloj de colores chillones que una niña pelirroja acerca a su oído. Es ella y soy yo. Es el mismo espacio de inocencia expectante que nos vive desde fuera del tiempo, mientras ambas sentimos el pálpito de cada segundo.
La imagen activa historias dormidas. Un recuerdo se despierta y me encuentra en este presente con la percepción renovada, concentrando en un instante lo que fui, lo que soy, y el recorrido que me condujo hasta aquí. Algo así como si las horas estuviesen fabricando un camino visible y, a la vez, un tiempo fuera del tiempo. Pues qué sería un segundo si no llevase en sí mismo el primer y el último aliento, la muerte y el nacimiento, la escurridiza frontera entre lo vivido y el porvenir.
También un minuto puede determinar un antes y un después. El último minuto antes de que el tren arranque en un viaje de muchas horas que conducen a una estación en la cual los años atrapan. ¿Faltó ese minuto y perduró el antes? O acaso sobró el tiempo pero en el último momento huyó el coraje de cruzar el andén y subir al vagón. El latido del tiempo puede romper cada historia en dos, en lo que podría haber sido y no existe; en lo que sigue siendo y va definiendo, de entre todas, la única posibilidad para ser lo que soy.

Share Button

Desde más adentro

Más adentro del cuenco de cuarzo o el tambor hay un sonido, y más adentro del sonido hay un latido que nace y a la vez resuena en diferentes espacios de la conciencia individual o colectiva. Más adentro de las culturas, geografías y tradiciones en que se manifiesta un pueblo hay una Inteligencia que equilibra, perpetúa y transforma la sustancia energética de la que están hechas todas las cosas, y lo hace desde más adentro de la forma. Más adentro de los “ropajes” que nos visten en el día a día, y con los que se ha identificado nuestra persona, cultura o espacio, hay un corazón que vibra con el mantra y con el ícaro, con la música de las esferas y el estruendo de la tormenta, porque reconoce el sonido de lo auténtico y sólo la verdad le despierta y regenera… Y más adentro de ese corazón hay una Mirada que ve y entiende, y desde ese saber directo cohesiona los fragmentos de la realidad que se quedaron atrapados en sí mismos, ajenos al latido que sustenta todas las “verdades”…
El círculo que une los extremos y polaridades es tan complejo para la mente humana como sencillo para el corazón: para mirar desde más adentro, uno tiene que ver lo de más allá -lo otro, al otro-, en sí mismo…

 Girasoles al Amanecer en Tu Espacio Vital – Priego de Córdoba

¡¡¡Gracias, amigas, por la confianza, la receptividad y el espacio que nos permitió escribir una nueva página!!!

Share Button

Sonidos y Resonancias

Más adentro del cuenco de cuarzo o el tambor hay un sonido, y más adentro del sonido hay un latido que nace y a la vez resuena en diferentes espacios de la conciencia individual o colectiva. Más adentro de las culturas, geografías y tradiciones en que se manifiesta un pueblo hay una Inteligencia que equilibra, perpetúa y transforma la sustancia energética de la que están hechas todas las cosas, y lo hace desde más adentro de la forma. Más adentro de los “ropajes” que nos visten en el día a día, y con los que se ha identificado nuestra persona, cultura o espacio, hay un corazón que vibra con el mantra y con el ícaro, con la música de las esferas y el estruendo de la tormenta, porque reconoce el sonido de lo auténtico y sólo la verdad le despierta y regenera… Y más adentro de ese corazón hay una Mirada que ve y entiende, y desde ese saber directo cohesiona los fragmentos de la realidad que se quedaron atrapados en sí mismos, ajenos al latido que sustenta todas las “verdades”…
El círculo que une los extremos y polaridades es tan complejo para la mente humana como sencillo para el corazón: para mirar desde más adentro, uno tiene que ver lo de más allá -lo otro, al otro-, en sí mismo…

Encuentro en Parc de Puigterrà – Manresa

¡¡¡Gracias, amig@s, por asomar como rayos de sol después de la tormenta!!!

Share Button

Un canto de agradecimiento

Elevo un canto con notas timbradas por el susurro del viento, el arrullo jubiloso del colibrí girando sobre las aguas del río, el rumor del maizal danzando con la ventisca del crepúsculo… Un  himno que alcance en su vuelo glorioso al sol que alumbra, impasible, más allá de los nublados que ensombrecen los paisajes de cada día. Una canción que resuene en el  Amor que cohesiona todas las formas de la creación, así como en el silencio resuenan todas las notas…
El futuro camina sin descanso hacia atrás, recreándose en los asuntos pendientes de resolver. El devenir será agradecido cuando escuche mi canto de agradecimiento por todas las relaciones, por todos los momentos y situaciones que han convergido en este Instante que me rescata de las inclemencias del tiempo. Es entonces cuando el cielo se abre mostrándome la sonrisa del arco iris que asoma después de la tormenta, como una nueva mirada que puede atisbar un paisaje más claro y luminoso más allá del horizonte en el que se quedaron anclados mis ojos…

Girasoles al amanecer en Centro Artdansa / Barcelona

¡¡¡Gracias, amig@s, por esa presencia vuestra que acogió otra página escrita en el aire!!!

Share Button