El Círculo del Corazón

De lo que se trata es de abrir el corazón. El corazón se abre a veces con un canto, a veces con una palabra, a veces con un grito, a veces con un llanto. Pero se trata de que el corazón se abra, porque si vengo con el corazón cerrado y con todo el personaje que lo rodea a modo de muralla, entonces la montaña soplará en la superficie de mi piel, cuando lo que vengo a buscar es un encuentro de esencia a esencia. Así, el propósito es que se abra el corazón.
Abrir mi corazón también puede ser el reconocimiento de que no soy tan fuerte, ni estoy tan armonizada, ni tengo tanta voluntad, ni soy tan humilde, ni estoy tan protegida porque no soy tan cuidadosa, y que no soy tan impecable y que no estoy tan equilibrada y que no siempre veo claro, y que a veces me falta la confianza para seguir creando lo que soy, y que si no doy espacio a la creatividad tampoco siento la abundancia del Ser. Y entonces la belleza es como una ventana abierta que abro cada día y me enseña el mismo paisaje de cada día que no puedo cambiar porque no veo la belleza de la vida en el mismo acto de mirar.
Abrir mi corazón a la fuerza del amor puede ser el reconocimiento de que soy la suma de todas mis relaciones, y que la energía que me falta hoy es la energía de todas las relaciones que no he podido amar cuando  vinieron a ofrecerme una oportunidad de vida, de unidad, de que el amor sobreviva a todos los argumentos y excusas que lo niegan, poniéndome en el negativo de la separación.
De lo que se trata es de abrir el corazón, para que el “no” se transforme en un “Sí” a la Fuerza, Ritmo, Voluntad, Humildad, Protección, Impecabilidad, Sanación, Claridad, Confianza, Creatividad, Abundancia y Belleza… Un Sí al Amor…

Encuentro en la Montaña de Montserrat

¡¡¡Gracias, Alfonso, Guillermo, Isabel, María, Raquel, Sonia… por tantos regalos que habéis traído a este Encuentro!!!

angelacastillo

Share Button

“Saltos” en la percepción

asocia. ahireHay vivencias donde confluyen distintos aspectos de un proceso que, al encontrarse en un mismo punto, generan la fuerza necesaria para “dar el salto” e iniciar un nuevo recorrido desde otra percepción en la espiral evolutiva. Ilustro este entendimiento con la experiencia de un viaje por tierras manchegas, un recorrido en el cual el espíritu quijotesco y su escudero han salido de las páginas literarias, y no precisamente para batallar con molinos de viento sino para respirar de una propuesta que nos hizo la Asociación Ahire en Ciudad Real: Reiki y Amor incondicional como forma de vida. ¡Gracias, gracias, gracias, Paco! … Y también tomó sentido el viaje para echarle un nuevo leño a ese rescoldo de la amistad que sadhakasprendimos en Puertollano hace un par de años: en Centro Sadhakas actualizamos el aprendizaje y los pasos que nos han conducido al reencuentro. ¡Gracias, Aitana y Miguel Angel, por mantener encendida la llama de un sueño!
Por esta vez, el quijote y su escudero viajan en la interpretación del lenguaje de los símbolos y, así como sucede en las páginas de esta gran obra, no siempre se ponen de acuerdo. Estamos rodeados de símbolos. La Madre Naturaleza es un despliegue viviente de símbolos. Los acontecimientos del día a día están repletos de símbolos. El símbolo como lenguaje que nos conecta con otros niveles de entendimiento. El símbolo como indicativo de dónde estamos posicionados en nuestro proceso de aprendizaje.
En estos encuentros se me ofreció la oportunidad de exponer mi visión del Círculo. Y, como decía al comienzo, agradezco el “salto” que me ha permitido actualizar un cambio de percepción. Un darme cuenta si los zapatos de ayer le son cómodos a los pies de hoy; o acaso se han ensanchado tanto los límites de esas creencias con las que me identifiqué antaño que las medidas de mi crecimiento (de mi experiencia actual) se golpean, se resbalan, no se ajustan con esas ideas y por lo tanto suenan chirridos disonantes en cada paso, en cada movimiento. Y aquí he podido ver la diferencia entre interpretar los símbolos desde un enfoque periférico, mental, lineal, de polaridad, de excluir para alcanzar… y un enfoque de centro, de corazón, circular, cíclico, de abrazo que acoge lo que cada presente trae consigo, donde cada paso ofrece una imagen completa que sostiene la plenitud, el sentimiento de que no falta ni sobra nada.
Desconozco el momento justo en el que cambió mi manera de pensar el mundo. Lo único que sé es que hubo una línea pensante con dos extremos (dentro o fuera, tú o yo, forma o sustancia…) que se fue transformando en un sentir esa otra línea invisible en el aire, que se expande en su recorrido y que a la vez el fuego de la vida va curvando en eterno retorno… No  puedo acordarme ahora de todas las circunstancias en que he percibido esa fuerza que te arquea sin romperte, pero sí he podido recordar en este viaje el poder activándose cada vez que se abrazan los dos extremos de una percepción, cada vez que se disuelve un condicionante que le he puesto a la experiencia de amar…

25 y 26 de enero en Ciudad Real con la Asociación Ahire y en el Centro Sadhakas
Share Button

Amanece

Hacer lo posible en cada paso para que el Camino nos regale lo imposible… Así es como se ha ido manifestando la Confianza en este recorrido de Encuentros que escribieron otras páginas en el aire. Y así, en este ciclo iniciado con la primavera, fui experimentando cada uno de los capítulos que constituyen Los Ojos de la Casa-AitanaNoche. El hilo mágico de las palabras y la magia de las relaciones han bordado realidades en el tejido vital. El Círculo como Unidad de Conciencia ya no es un desarrollo de concepciones abstractas, sino un cúmulo de momentos vividos, compartidos junto a gentes maravillosas en cuyos corazones resonó el latido del Centro. Finalmente los extremos se unieron en su trayectoria, y lo mágico del asunto es que sucedió en Casa Aitana, donde pude comprobar que el final del libro, narrado con la sustancia de los sueños, es una realidad concreta que escribe sus signos (con constancia, compromiso y mucho amor) en esa página vital que cada nuevo día despliega ante sus habitantes…

Los Ojos de la Noche – Extracto del Capítulo 13 – Amanece
… Quédate un rato en este sentir tan dulce y observa cómo el hilo mágico se va transformado en una vereda muy estrechita por donde se desliza tu mirada en equilibrio. El soplo de la brisa volandera te conduce a una casa. ¡Sí! Las golondrinas están haciendo sus nidos en el tejado. Te detienes un instante a la sombra de la noguera y sientes el placer sereno del agua que se desliza por los surcos, humedece, empapa, riega y transforma la superficie de la tierra. Oyes el murmullo de cantos, de faena, de cada cual en lo suyo. Pero no parece el trabajo un sacrificio o un esfuerzo, sino más bien un despliegue de energía que se expresa en acción y movimiento. Es algo así como que se ama la actividad creativa. Y se ama la armonía. El jardín está hermoso, los rosales toman los rayos del sol, exponen la intensidad de sus colores y sueltan las fragancias deliciosas. En el huerto abundan las cosechas. Allá en la cocina se amasa el pan y huele a ricas comidas. Sobre la mesa hay un jarrón con girasoles que te hacen un guiño….

en Casa Aitana // Argamasilla De Calatrava // ciudad real

¡¡¡ Gracias, amig@s, por mostrarme que la Casa de las Golondrinas ya existe al otro lado de mis sueños!!! 

Share Button

Sabor a Encuentro

Hay Centros diseñados para que se dé el Encuentro desde la armonía y autenticidad inherentes al ser humano. Unos están todavía en la imaginación de quienes los sueñan, otros ya han tomado realidad, nombre y dirección en todas las ciudades del mundo… Son espacios donde la expresión de quienes los habitan (aunque sólo sea por un rato) deja en el ambiente una impronta con sabor a risas, con el dulzor de comidas compartidas, con un rumor a cantos que detonan sus significados en esa página que vamos escribiendo en el aire, en el corazón…
Así damos vida en el lugar, en lo concreto, a ese pálpito que nos recuerda el roce, el perfume, los colores de un sentir olvidado en la noche de los tiempos. Y así se renueva en cada Encuentro el trazado de un Círculo que nos trasciende y del cual tod@s somos el Centro…

En Centro Amma / Valencia

¡¡¡Gracias, amig@s, por tantas cosas que aprendí en este espacio compartido!!!

Share Button

Los Ojos de la Noche

 

No le digas al día lo que te ha contado la noche,
pues podría el sol ponerse a ensoñar…

El reloj de la infancia se transforma en un círculo de piedras donde una mujer pasa la noche haciendo su Búsqueda de Visión, invocando la sabiduría ancestral de las Doce Ancianas. La voz de la Luna Llena se convierte en el hilo mágico que va conduciendo a la buscadora, desde la medianoche hasta el amanecer, en un viaje donde la sustancia de los sueños y el tejido de la recapitulación configuran el trenzado de luces y sombras, convertido en la claridad de un nuevo canto.

Mirar con los ojos de la noche es Recordar la mirada de la piedra, del aire, del fuego, del agua. Es abrir la visión a la unidad indisoluble del Amor que abarca un solo instante todas las miradas y todos los momentos en los cuales has amado…

Un nuevo amanecer nos aguarda en la fina luz que rompe la noche. Echemos ya a andar la mirada sobre el campo de flores nuevas que están naciendo en nuestro corazón. Llenemos cada momento de hálito renovado y sintamos lo infinito de cada instante, entregados a la paz que se siente en cada entrega…

Si deseas regalar o regalarte este libro en formato impreso, contacta con:   lamagiadelasrelaciones@gmail.com

 También está disponible en formato digital en:            
 Bubok  y Amazon

  

Share Button