Pintando Mandalas

Un día me puse a recapitular sobre el primer recuerdo del sentimiento de amor que podía rescatar al tejido memorial, así que fui tirando del hilo hasta encontrar esa primera impronta grabada en mi alma. Sucedió cuando tenía unos tres años y jugaba con otras niñas en la calle. A eso del anochecer vi asomar a mi padre por la esquina y eché a correr calle abajo a buscarle, y él me aupó en sus hombros hasta casa. En ese tramo quedó grabada para siempre la sensación de avanzar hacia el amor y sentirme aupada por la dicha, segura en los hombros del mundo.
Agradezco infinitamente a Teresa por invitarme a retomar los pinceles en este fin de semana colmado de nuevas lecturas y colores, nuevas expresiones sobre el mismo tema de siempre: El Amor. El anhelo profundo de sentirnos seguras y acompañadas en el cambio y el movimiento, en el proceso de transformación que ha de convertirnos en hombros firmes para los nuevos brotes de dicha e inocencia que surgen después de la tormenta; de sentir la alegría de una niña que corre a recibirme calle adentro, mientras asoma el amor por la esquina del lienzo.
El anhelo profundo de confiar en el otro, de que tu más íntima inocencia se sienta a salvo en sus hombros, a la vez que oyes su risa o sus lágrimas confiadas en los tuyos. El anhelo profundo de sentirnos amadas así como somos, con nuestros trazados más definidos y aquéllos más borrosos.
Un anhelo que no es sino el llamado de la dicha más honda que sostiene a la inocencia confiada en tus hombros, Amor, para que las manos de una niña tracen círculos en el lienzo del tiempo, y pinten con colores un mapa de retorno a casa que Tú dejaste grabado como una impronta en mi alma.

Taller de Mandalas con Teresa Costa ElArteDeVivirConConsciencia / Punto de Equilibrio Garraf / Barcelona

¡¡¡Gracias, niñas, por tantos colores que habéis pintado en mi corazón este fin de semana!!!

Share Button

Amanece

Hacer lo posible en cada paso para que el Camino nos regale lo imposible… Así es como se ha ido manifestando la Confianza en este recorrido de Encuentros que escribieron otras páginas en el aire. Y así, en este ciclo iniciado con la primavera, fui experimentando cada uno de los capítulos que constituyen Los Ojos de la Casa-AitanaNoche. El hilo mágico de las palabras y la magia de las relaciones han bordado realidades en el tejido vital. El Círculo como Unidad de Conciencia ya no es un desarrollo de concepciones abstractas, sino un cúmulo de momentos vividos, compartidos junto a gentes maravillosas en cuyos corazones resonó el latido del Centro. Finalmente los extremos se unieron en su trayectoria, y lo mágico del asunto es que sucedió en Casa Aitana, donde pude comprobar que el final del libro, narrado con la sustancia de los sueños, es una realidad concreta que escribe sus signos (con constancia, compromiso y mucho amor) en esa página vital que cada nuevo día despliega ante sus habitantes…

Los Ojos de la Noche – Extracto del Capítulo 13 – Amanece
… Quédate un rato en este sentir tan dulce y observa cómo el hilo mágico se va transformado en una vereda muy estrechita por donde se desliza tu mirada en equilibrio. El soplo de la brisa volandera te conduce a una casa. ¡Sí! Las golondrinas están haciendo sus nidos en el tejado. Te detienes un instante a la sombra de la noguera y sientes el placer sereno del agua que se desliza por los surcos, humedece, empapa, riega y transforma la superficie de la tierra. Oyes el murmullo de cantos, de faena, de cada cual en lo suyo. Pero no parece el trabajo un sacrificio o un esfuerzo, sino más bien un despliegue de energía que se expresa en acción y movimiento. Es algo así como que se ama la actividad creativa. Y se ama la armonía. El jardín está hermoso, los rosales toman los rayos del sol, exponen la intensidad de sus colores y sueltan las fragancias deliciosas. En el huerto abundan las cosechas. Allá en la cocina se amasa el pan y huele a ricas comidas. Sobre la mesa hay un jarrón con girasoles que te hacen un guiño….

en Casa Aitana // Argamasilla De Calatrava // ciudad real

¡¡¡ Gracias, amig@s, por mostrarme que la Casa de las Golondrinas ya existe al otro lado de mis sueños!!! 

Share Button

Relaciones

No le digas al día lo que te ha contado la noche,
pues podría el sol ponerse a ensoñar…

… La intimidad de una relación auténtica, sea al nivel que sea, implica un enfoque íntegro sobre el espejo donde te miras, desnudando la comunicación de un “tener que decir, que hacer o que proyectar”. Focaliza más en ése “contigo soy” que trasciende los entresijos innatos al apego emocional, enredados muchas veces en el “¿qué tienes para mí?”. No hay decepción cuando no hay expectativas más allá de compartir lo que ya está definido en nosotros, a la vez que se potencia lo latente, lo que quiere asomar como un balbuceo y necesita ese grado de confianza para no declinarse en el intento de expresión.
La propia magia de la relación que vamos a establecer en esta lectura me exige una cercanía contigo. Me pide que llegue hasta tu corazón y para ello tengo que abrirte el mío. Por lo tanto no puedo elegir trajes que ponerme para este encuentro. ¿Me expongo entonces a la intemperie? Yo no lo veo así. El trabajo personal desarrollado en los últimos años ha concluido en la concepción profunda de no tener que protegerme de nada ni de nadie –que no sea yo misma–, así como nada puedo esconder ante los ojos del Gran Misterio. He descubierto que la inocencia no se escuda y es el mayor escudo que traemos al mundo. Facilita el espacio para establecer relaciones auténticas, de intimidad, porque si bien el día despliega los contrastes, la mirada de asombro despierta cuando descubrimos lo parecidos que somos en la noche del alma…

Introducción al libro: Los Ojos de la Noche 

En la Antigua Biblioteca de Sallen / Organiza Toteuritmia

¡¡¡Gracias, amig@s, por tantas bendiciones que trajo consigo el Re-encuentro!!!

Share Button

Confianza

…Ahora ya puedes entregarle tus miedos a la araña para que ella los devore, para que tu visión pueda avanzar un paso más en las zonas oscuras del olvido. A veces unos segundos de vértigo te sacan del instante, de la pura confianza en lo imprevisible. La memoria del miedo siempre está al acecho con lo cual nunca se sienten tus pasos seguros en la red. Afianzas un pie sobre el hilo perceptible a la vez que alzas el otro hacia lo indefinido. No dudes, cielo, que el amor siempre sostiene tu corazón. Puedes exhalar el aliento contenido y acoger un nuevo impulso que conlleva un nuevo paso y un nuevo abismo por debajo de cada intento. Hasta que finalmente caminas erguida y sin miedo.
Sólo la luz del amor puede alumbrar donde no se ve nada. Así, en la medida en que crece tu recorrido, los rincones sombríos se van aclarando. El día refleja la belleza que has ido despertando a cada paso que has dado con amor. Porque muchas conexiones han sido encendidas también en cada pisada. Y tú no te paras a contemplarlas, porque ahora tu impulso es seguir caminando, seguir avanzando en esta red invisible que te sostiene. Caminas despacio haciendo malabarismos por un espacio que te pide constante confianza, pues creas el asiento para tu pisada en el mismo impulso de dar el paso. Porque nada está hecho aquí, y todo está trazado, pero es tu intento el que despierta un agujero negro o desvela un hilo dorado donde apoyas tu pie…  Extracto de Los Ojos de la Noche –  Capítulo: La Cueva de los Miedos

en CENTRO ARTEMISA // Girona

¡¡¡Gracias, amig@s, por confiar, compartir, acoger, inspirar…!!!

Share Button

Los Ojos de la Noche

 

No le digas al día lo que te ha contado la noche,
pues podría el sol ponerse a ensoñar…

El reloj de la infancia se transforma en un círculo de piedras donde una mujer pasa la noche haciendo su Búsqueda de Visión, invocando la sabiduría ancestral de las Doce Ancianas. La voz de la Luna Llena se convierte en el hilo mágico que va conduciendo a la buscadora, desde la medianoche hasta el amanecer, en un viaje donde la sustancia de los sueños y el tejido de la recapitulación configuran el trenzado de luces y sombras, convertido en la claridad de un nuevo canto.

Mirar con los ojos de la noche es Recordar la mirada de la piedra, del aire, del fuego, del agua. Es abrir la visión a la unidad indisoluble del Amor que abarca un solo instante todas las miradas y todos los momentos en los cuales has amado…

Un nuevo amanecer nos aguarda en la fina luz que rompe la noche. Echemos ya a andar la mirada sobre el campo de flores nuevas que están naciendo en nuestro corazón. Llenemos cada momento de hálito renovado y sintamos lo infinito de cada instante, entregados a la paz que se siente en cada entrega…

Si deseas regalar o regalarte este libro en formato impreso, contacta con:   lamagiadelasrelaciones@gmail.com

 También está disponible en formato digital en:            
 Bubok  y Amazon

  

Share Button