Semillas de amor

Alguien me dijo una vez que nunca brota una flor por muchas semillas que pongas en una piedra.
Luego comprendí que sí, que puede suceder lo imposible cuando hago lo posible.
Y esto mismo sucedió la vez que lancé una semilla de amor al vuelo, por no dejarla en mitad del camino expuesta a ninguna suela de algún zapato.
Yo no digo que sea para tropezarse, pero las piedras están por todos lados y en una de éstas cayó mi semilla de amor. Concienzuda yo, me fui a buscarla para ponérselo más fácil y dejarla sobre la tierra. Lástima que, entre tantos peñascos, ya no la encontré.
Entonces fue cuando el momento me dijo:
“No te preocupes por lo que de ti no depende. Marcha tranquila porque tu intento ya hizo la siembra y mira cómo floreces tú entre tus piedras…”

Share Button

Alternancias

La meditación de esta mañana me ha conducido a esa alternancia entre vivir siendo pensada por los pensamientos del mundo o vivir inspirada por un solo pensamiento que nace a cada momento del Ser, me hace ser, y hace de cada instante lo que es…

Y al final comprendo que ese intento de buscar la verdad no es más que un constante desenmascarar cada mentira que se disfraza de mí misma…

Share Button

El paso de ahora

Soy un fuego, una flecha y un destino. Y soy las tres cosas al mismo tiempo. A veces me vivo como llama encendida en el pecho, a veces como proyección, propósito o proyecto. A veces como culminación de una meta que le da su razón de ser al impulso primero y al recorrido. Pero soy las tres cosas en un mismo instante.
Soñé con una montaña enorme que se alzaba como una masa densa ante mi cabeza doblada hacia atrás atisbando sus cumbres. El fuego de mi voluntad se extinguía ante la lejanía inalcanzable de mi destino; pesaban mis huesos como esa misma mole de piedra en cada intento por escalarla. Pero la cima me alentaba impasible desde lo alto, diciéndome: “solo tienes que dar un paso, el paso de ahora, el único paso…” Sonreí a la cúspide y ya dejé de mirar hacia arriba; sencillamente di un paso y otro y otro. No sabría decir a ciencia cierta cuántos pasos dieron mis pies antes de que se diera el cambio de percepción. ¡¡¡La montaña me estaba entregando su fuerza!!! Yo era una misma con la montaña. Y, sin darme cuenta, ya estaba en la cima, liviana como la cima. Desde allí, desde las alturas, atisbé mi recorrido y pude ver al fondo de la ladera a una mujer cansada con la cabeza doblada hacia atrás, mirando en mi dirección. Desde allí le envié el mismo aliento que yo recibiera antes: “solo tienes que dar un paso, el paso de ahora, el  único paso…” Sentí su sonrisa en mi corazón y comprendí que ella y yo éramos la misma, en un mismo instante. Un mismo fuego, una misma flecha y un mismo destino…

en Centro Oshun // Sant Boi // Barcelona

¡¡Gracias amig@s, por tantas cosas que aprendí en este rato compartido!!

Share Button

Darse Cuenta

Recapitular es mucho más que una evocación, es liberar cargas energéticas que pesan en algún espacio del olvido, y nos regalan su claridad en el intento de aclararlas.
… Bien, ya hemos experimentado el mundo desde las percepciones expuestas a la dualidad, a la polaridad, a la confrontación de los opuestos. Ya hemos entrado en el proceso de Darnos Cuenta: lo que niegas te lo niegas, aquello a lo que te adhieres, o crees tener, te posee a ti. Ahora damos un paso hacia la Unidad y decimos: Todos Somos Uno. ¿Qué significa esta frase para mí? ¿Cuándo toma sentido y realidad en mi vida? Porque yo puedo nutrir mi intelecto de todas las concepciones que fluctúan en el reino de las ideas, pero, hasta que cada célula de mi ser no las respira, siguen siendo algo ajeno en alguna parte de mí, algo que enajena esos espacios donde no puedo experimentar lo que pienso.
En un mundo donde todo se nos manifiesta separado por el tiempo, las fronteras, lo pronombres personales…, hago el intento de experimentar la Unidad desde esa mirada despierta que genera conexiones en todas partes, mire donde mire. Y, como en el fondo todo está unido, las partes que veo separadas responden al intento, ocupando un nuevo orden en mis percepciones. Y así nace una imagen completa, plena de sentido, donde antes anidó la disociación y el sinsentido.

Encuentro en Primer Paso – Puerto de Sagunto

¡¡¡Gracias, amig@s, por tantos nuevos sentidos que me habéis regalado en esta tarde!!!

Share Button

Los Ojos de la Noche

 

No le digas al día lo que te ha contado la noche,
pues podría el sol ponerse a ensoñar…

El reloj de la infancia se transforma en un círculo de piedras donde una mujer pasa la noche haciendo su Búsqueda de Visión, invocando la sabiduría ancestral de las Doce Ancianas. La voz de la Luna Llena se convierte en el hilo mágico que va conduciendo a la buscadora, desde la medianoche hasta el amanecer, en un viaje donde la sustancia de los sueños y el tejido de la recapitulación configuran el trenzado de luces y sombras, convertido en la claridad de un nuevo canto.

Mirar con los ojos de la noche es Recordar la mirada de la piedra, del aire, del fuego, del agua. Es abrir la visión a la unidad indisoluble del Amor que abarca un solo instante todas las miradas y todos los momentos en los cuales has amado…

Un nuevo amanecer nos aguarda en la fina luz que rompe la noche. Echemos ya a andar la mirada sobre el campo de flores nuevas que están naciendo en nuestro corazón. Llenemos cada momento de hálito renovado y sintamos lo infinito de cada instante, entregados a la paz que se siente en cada entrega…

Si deseas regalar o regalarte este libro en formato impreso, contacta con:   lamagiadelasrelaciones@gmail.com

 También está disponible en formato digital en:            
 Bubok  y Amazon

  

Share Button