Carta de los Reyes Magos para ti

Viaja esta carta a través de tus sueños buscando la orilla de tu corazón. Ahora que somos pequeñas figuras difusas en tu recuerdo, porque tú te hiciste tan grande en la geografía de tus vivencias, se hace más largo el recorrido de esta misiva, pero no por esto llegará más tarde. Cuando tú recibas esta carta, es porque ya crecieron tus ojos como para sentir el asombro ante ese Misterio que impulsa tus pasos y desvela tu camino, el tuyo, haciéndote protagonista de una historia vinculada a todas las historias que te preceden, sobrepasan o circundan, pero que nadie puede vivirse más que tú, ni de la cual alguien que no seas tú puede hacer la lectura completa.
Viaja esta carta hacia tu orilla porque tú has caminado en tus sueños hacia este lado del espejo, trayendo crecidos los regalos que te hicimos en tu nacimiento. Cuando leas esta misiva escrita en el reino de la magia, con palabras mágicas, es porque ya puedes recordar que fue a ti, cuando tú naciste y la luz nació contigo, a quien vinimos a entregar nuestros presentes, a quien dimos los recipientes que portarían y protegerían el destino de esa luz que eres, en el viaje por tu propia historia. Ahora ya puedes acordarte que te hicimos entrega de tres dones: Pensamiento, Palabra, Acción. Pensamientos conductores de tu luz. Palabras que configuran los contornos de tus sueños. Acciones que le dan cuerpo y realidad al milagro de tu vida.
Sí. Ahora ya se abrieron tus ojos con inocencia y puedes recordar. Por eso mismo, nosotros, Los Reyes Magos, te escribimos esta carta para decirte que seguimos creyendo en ti. Que pase lo que te haya pasado, y lo vivas así como en ti se esté viviendo, NOSOTROS SEGUIMOS CREYENDO EN TI. Y en esta orilla de tu corazón esperamos desde siempre tu llegada en cada Presente que nos Regalas tu Presencia…

Share Button

Magia

Es posible que en el futuro estén ya todas las cosas escritas, pero el presente es inédito y se decide ahora.
Las cosas, cuando son sinceras y nacen de esa fuente inagotable que significa la inspiración, la presencia, la entrega, tienen una incalculable proyección.
Cuando una acción, sea la que fuere, tiene corazón, su propósito viaja por el infinito y a la vez se enraíza en el universo inconmensurable del instante que estás viviendo.
Así concibo la magia, como ese poder que puede y, sin embargo, no fuerza los fenómenos reales y naturales que se originan adentro y se expresan hacia afuera.
A esto llamo magia, y en realidad es la vida…

Share Button

La magia del turrón

Al calor de una lumbre encendida en un día lluvioso, viene la fuerza del cacao que llegó de las selvas tropicales a encontrarse con la dureza de las almendras y la dulzura del azúcar y la sustancia del trigo… Antes de ponerle manos a la masa, por si alguien se pregunta dónde está la magia de estas relaciones, acuden las presencias poéticas y dejan caer en el lebrillo unos versos con simientes de trigo, cual si fueran lluvia de oro que trajese consigo los mismos vientos que hicieron verdear las mieses; o encantan a la pasta con rimas de flores blancas, asociando el almendro con la pureza del primer amor y la llegada de la primavera….
Algo mágico empieza a sentirse en esta reunión, ¿verdad que sí? Pues ahora es cuando se ponen las manos a trabajar la masa, y yo, que estoy ahí como ayudante de cocina y también como aprendiza de poetisa maga, miro esas manos tan queridas, agrietadas de tanto hacer dando y cuidando, de tanto dar haciendo, que han entregado a lo largo de su vida tanto, y a las que sé me faltará tiempo para retornarles todo cuanto me dieron y me siguen entregando… Pues eso, miro yo con esa mirada que recoge lo esencial en un instante, y siento el amor que me brota del pecho yéndose hacia esas manos, que a su vez lo esparcen en la masa del turrón… Y, bueno, no sé si he respondido dónde está la magia del asunto pero estoy segura que cada cual la ha sentido ahí donde ésta le ha tocado…

Share Button

¡Bienvenida Primavera 2015!

“Si te resuena este Llamado, es que tu corazón te está esperando…” Éste fue el santo y seña para quienes dijimos ¡Sí! y acudimos a la cita concertada con un corazón unificado que nos estaba esperando. Y ¡Sí! Los colores se sacudieron las resistencias y atravesaron el espesor de las nubes purificándose con la intensa lluvia, para dibujar un arcoíris en este día compartido con la maravilla de compartirnos.

Cada cual conoce su propio despliegue de emociones encontradas al hacerse partícipe de un encuentro de estas características. Yo sé lo que sentí cuando el tan anunciado día amaneció con frío, lluvia y viento. En mi particular día se levantó una niña decepcionada porque el hada madrina no acudió vestida de primavera a su fiesta de la primavera. Lo reconozco, si no fuese porque ya estaba dentro del cuento, me habría contado a mí misma una buena excusa, un buen cuento que justificase el no tener fuerzas ni ilusión para pasar las páginas de la tormenta y sentir la magia de un desenlace inimaginable. Pero las fuerzas amigas llegaron de todos lados, con paraguas y las botas mojadas, como rayos de sol que atraviesan el espesor de las nubes, para regalarle unos zapatos nuevos a esa mirada desencantada que se había olvidado de pasar página y seguía leyendo, perpetuando, sintiendo el mismo paisaje sombrío en un rincón del alma del mundo.
Pasar la página de este invierno ha traído el regalo de una comprensión convertida en vivencia: lo que proyectamos, anhelamos, buscamos, ya está escrito y contemplado, ya es en todo momento. Pero no puedo ver la abundancia con los ojos de la carencia, ni sentir toda la magnitud del amor si voy haciendo fronteras con la espada del condicionante, ni danzar con la vida si no escucho su música, ni leer la magia del cuento con los ojos del desencanto… No podría agradeceros si no hubiera sentido las gracias que vuestros corazones han derramado en este Encuentro… Pero ¡Sí! doy gracias porque he podido Veros, Recibiros, Sentiros como la llegada de una Primavera…

Share Button

Libertad de ser

Caminando por el centro de Barcelona, me hablaba una amiga de esos momentos que no podemos atrapar y en los cuales nos sentimos como si estuviéramos dentro de una pompa de jabón. Al llegar a la plaza de Catalunya volaban por el aire inmensas pompas de jabón, junto a incontables palomas cuyas plumas llevé al encuentro previsto en el Cau de les Arts. Y allí, entre risas, poemas y demás intercambios, nos sentimos felices como si estuviéramos dentro de una burbuja.
Me gustan los lugares y encuentros que permiten a las personas ser felices, dejándolas ser lo que son, aunque sean diferentes a nosotros. Me siento constreñida en los espacios que cohíben la felicidad porque nadie se deja ser lo que es. Hay encuentros propicios para que la magia y la realidad se convivan. Pero estamos más acostumbrados a esos lugares comunes que definen nuestra realidad y rechazamos lo que no se asemeja a esa percepción de lo real. Acaso el lado sufriente de nuestro paradigma se enraíce en que nos resulta hiriente la forma en que otros exponen sin disfraces su libertad de ser…

Share Button