¡Feliz Verano!

Deseo un verano fresquito para tod@s.
Nos reencontramos con los colores del otoño.

… Y, en fin, ya sabemos que no hace falta pedir al Sol que alumbre nuestros quehaceres y descansos; lo que sí, si fuese demasiado (digo el calor, o el trabajo o el recreo), que siempre haya una fuente o una suerte o un sombrero de nubes con lluvia de ideas renovadoras …

Share Button

Amanece…

La pereza de las sábanas quiere convencerme de que no hay motivos suficientes para madrugar.

Por pura costumbre y sin motivación aparente, suena el griterío orquestal de los pájaros, mientras el sol se sienta en primera línea del horizonte para disfrutar del concierto.

Se levanta el sol enseguida y, antes de que lleguen a tropel los motivos, despisto a la pereza y me dejo convencer por esta feria de colores, luz, sonidos…

Share Button

Rodar y rodar…

Pero cuando las cosas ruedan con tranquilidad, en la dirección adecuada, no existen roces ni fricciones, ni siquiera sentirnos desplazados en aquellos cambios que vamos realizando. Más bien parece todo lo contrario, como una oportunidad, como si una voz nueva sonara entusiasmada desde adentro, diciéndote: ¡Qué bien! Tengo la oportunidad de ser mejor de lo que estaba siendo, de vivirme mejor los mismos pasajes de siempre…

Share Button

Imágenes

En verdad, no me conoces.

Configuro una imagen que va conmigo desde que salgo a la calle y saludo a los vecinos. Y si en lugar de salir, entro en la Red, remarco imagen sobre los muros virtuales.

Dentro y fuera, ¿cuánto tiempo del día piensas que hago imagen y me relaciono con imágenes?

Tu atención alimenta mi imagen, pero ¿cómo puedes apreciarme, valorarme, quererme, si sólo ves la imagen que proyecto?

Quiero creer, sin embargo, que incluso en este laberinto de espejos puede nuestra mirada traspasar la periferia, optar por el centro y, viendo lo que veamos, Vernos; esto es, sentir lo que somos con natural resplandor y normal anochecida.

Entonces jugaremos al escondite como niños, pero ya nos habremos encontrado y será cierto que en verdad nos conocemos…

Share Button

Amistad

«Atrás, en algún punto de la línea del tiempo,
hemos echado residuos en el manantial de la vida,
el único que ha de saciarnos.
Luego, delante, en alguna sed del trayecto,
bebemos el agua turbia que antes arrojamos…”

Cuando dos personas descubrimos nuestra afinidad de corazón, aunque sea por esta vía tan porfiada y tan mágica de las palabras -con esa claridad que nos aclara-, debe ser que hemos ganado la confianza que abre sendas a la Amistad. Somos amigos y, además, abrimos rutas expansivas por encima de nuestras vicisitudes y contingencias particulares. Entonces ni siquiera la falta de contacto cotidiano hace desaparecer lo que apareció de ti y de mí al compartir instantes de apertura. Es por esto que, antes de un ¡Sí! a la Amistad, nos preguntamos cuánto de cerrados o cuánto de abiertos estamos dentro de nosotros mismos, pero, ante todo, cuán dispuestos a transitar con transparencia dentro de otro ser…

Share Button