El preciso instante

Tardamos una barbaridad de tiempo en aprender a vivir, a sentir, a percibir el preciso instante que estamos viviendo.
Situamos nuestro enfoque, bien en los recuerdos del pasado, bien en las ilusiones o expectativas del futuro.
Y al presente lo dejamos de lado, aparcado cual si fuera un auto, conduciéndonos mentalmente por delante del propio ritmo, del propio tiempo; por encima o por debajo del combustible real, de las fuerzas con las que contamos.
El caso es que no es un problema de hacer o no hacer las cosas correctamente.
Ni siquiera es una cuestión filosófica o abstracta de vivir en la eterna pregunta combinando sus infinitas réplicas.
Es en el contexto personal de cada vida, donde encontramos ese conjunto de respuestas, que son respuestas básicas para cada cual, porque llevan consigo la clave de quién y cómo soy ante la sencillez, naturaleza y naturalidad de la vida diaria, cotidiana, corriente… y tan presente en cada preciso instante.

Share Button

Publicado por

Angela Castillo

Aprendiza de Poeta Maga