En el Día del Libro

En todos los libros escritos y por escribir, las palabras no pueden reunir el conjunto de lo que piensa, siente y vive el mundo que las escribe y recibe. Y es que son inalcanzables para las palabras las cosas que señalan.

Pero si pongo ahora un hilo a todas mis palabras escritas, un hilo como el que hace volar una cometa y da camino al viento, el trazo señala la alegría de haber alcanzado una receptividad, un sentir, una geografía dentro del lector…

¡Gracias por solicitar mis libros, Corazones!…

Share Button

El fruto invisible

Hasta dónde pueden extenderse las ramas, y no dejar de ser raíz, por descubrir otro fruto invisible meciéndose en un soplo de viento.

Hasta que el aire se detiene en la dulzura de una mirada; entonces el fruto es deleite en el paladar del alma, y es savia que estremece al árbol dormido en la áspera corteza de un tronco…

Share Button

Toma la esencia

Toma el poema,
Toma la flor,
Toma el resultado.

Para qué voy a contarte las veces que me he perdido hasta cambiar por dentro una palabra o un verbo, y elegir amar en lugar de miedo…

Toma el poema,
Toma la flor,
Toma el resultado.

Para qué llevarte por esos tramos renegridos donde el lodo se traga tus colores y te devuelve un nubarrón y una tormenta y un pincel polícromo para que pintes otro arco iris en tu cielo…

Toma el poema,
Toma la flor,
Toma el resultado.

Para qué enseñarte el abismo en la noche gestadora de un nuevo día, si del temor oscuro pende siempre la estrella que te agarra y sostiene con su luz palpitante…

Toma el poema y la flor y la esencia…

Share Button

AutoExpresión

Las razones para expresarse pueden ser múltiples o ninguna.
Puede ser una voz que, detrás de su fortaleza, esconde a un ser frágil, demasiado frágil. Por esto grita a veces, para hacerse oír, para hacerse comprender.
Pero ¿me comprendo yo? pregunta la voz al silencio.
A partir de ahí, y llegado el momento, la voz entiende por el solo hecho de pronunciarse, incluso cuando nadie la escucha …

Share Button

Felicidad

No hay una fórmula general para ser feliz. La felicidad no se aprende en los manuales ni tampoco en las aulas. Nadie es examinado para comprobar si su coeficiente de felicidad está en un treinta por ciento o en un sobresaliente. La felicidad no se mide ni está sujeta a contratos de compra-venta y, en todo caso, depende de cada cual, de su disposición interna para sentirse satisfecho consigo mismo y con sus circunstancias.

Mirando el asunto desde otro enfoque, pensaba yo hace años que hay un camino para satisfacer las necesidades circunstanciales y otro que conduce a la felicidad. Hoy, sin embargo, los caminos me parecen una sucesión de momentos en dirección al mar, y me reconozco feliz en todos los instantes en los cuales no siento necesidad alguna de preguntarme dónde está Roma o la Felicidad…

Share Button