Pablo Neruda

Para que tú me oigas
mis palabras se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.
Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.
Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.
Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.
Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.
Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.
Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú las oigas como quiero que me oigas.
El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban.
Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.
Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.
Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.

Pablo Neruda

Yo no aprendí de los libros ninguna receta para la composición de un poema y no dejaré impreso a mi vez ni siquiera un consejo, modo o estilo para que los nuevos poetas reciban de mí alguna gota de supuesta sabiduría (…) Pienso que la poesía es una acción pasajera o solemne en que entran por parejas medidas la soledad y la solidaridad, el sentimiento y la acción, la intimidad de uno mismo y la secreta revelación de la naturaleza. Y pienso con no menor fe que todo está sostenido –el hombre y su sombra, el hombre y su actitud, el hombre y su poesía – en ejercicio que integrará para siempre en nosotros la realidad y los sueños, porque de tal manera los une y los confunde. Y digo de igual modo que no sé, después de tantos años, si aquellas lecciones que recibí al cruzar un río vertiginoso, al bailar alrededor del cráneo de una vaca, al bañar mi piel en el agua purificadora de las más altas regiones, digo que no sé si aquello salía de mí mismo para comunicarse después con muchos otros seres, o era el mensaje que los demás hombres me enviaban como exigencia o emplazamiento. No sé si aquello lo viví o lo escribí, no sé si fueron verdad o poesía, tradición o eternidad, los versos que experimenté en aquel momento, las experiencias que canté más tarde.
De todo ello, amigos, surge una enseñanza que el poeta debe aprender de los demás hombres. No hay soledad inexpugnable. Todos los caminos llevan al mismo punto; a la comunicación y el silencio para llegar al recinto mágico en que podemos danzar torpemente o cantar con melancolía; mas en esa danza o en esa canción están consumados los más antiguos ritos de la conciencia; de la conciencia de ser hombres y de creer en un destino común.

(Extracto del discurso pronunciado por Pablo Neruda en ocasión de la entrega del Premio Nobel de Literatura, 1971)

14 DE febrERO // En LER LIBRERÍAS DE Alcalá de Henares “Acción poética”

2009_0214alcala_henares20003
¡¡¡Gracias, amig@s, por esa atención y receptividad que permitió a la inspiración escribir una nueva página!!!
Share Button

El gran libro de la vida

loechesHay muchas historias que subyacen bajo la historia de un libro, muchos pasos que con su trazado delinean un camino. Las páginas de Girasoles al Amanecer son un trazado de aprendizajes vivos en las relaciones con la naturaleza, con el trabajo, con el entorno, en definitiva con uno mismo… Dice la voz narradora: Aquí nadie entrega módulos enumerados de aprendizaje al recién llegado, ni existe un tutor que te examine para aprobarte o suspenderte. El gran libro de la vida se abre cada mañana con la salida del sol, mostrando información de ti mismo a cada momento, en cada pasaje o situación. Es una cuestión propia si decides leer entre sus líneas o prefieres pasar el rato jugando con el despliegue de tu importancia personal…

Presentación de GIRASOLES AL AMANECER en Loeches – Madrid

¡¡¡Gracias, Loeches, por ese espacio abierto donde pudimos compartir vivencias y entendimientos!!!

Share Button

Pensar, Decir, Hacer…

torres-de-la-alameda1Pensar en términos de Sanación es empezar a quitarse velos, despojarse de mil máscaras que nos ponemos en el eterno carnaval del año entero; es recuperar la condición de inocencia, bondad y plenitud que miles de años de adiestramiento y “educación” del pensamiento han atrofiado, debilitado o anulado… Hablar en términos de Sanación es recuperar el silencio previo al lenguaje, hasta que la palabra se nos revele nuevamente como medicina para el alma… Hacer en términos de Sanación es amar cada movimiento, cada hilo, cada trazado en el tejido de nuestros actos…

Presentación de GIRASOLES AL AMANECER en TORRES DE LA ALAMEDA Madrid

¡¡¡Gracias, torresanos, por esos planteamientos que dieron comienzo a un nuevo capítulo para desarrollar!!!

Share Button