La vida contagia a la vida

Cuando los sabios ancianos de la América precolombina se reunían en asamblea para compartir conocimiento, se sentaban en círculo frente al fuego y encendían la pipa de la paz que para ellos simbolizaba el poder de la palabra. Esa Palabra circulaba por cada uno de los componentes de la reunión y cada cual aportaba su visión a los presentes. Lo de menos era quién hablaba, lo importante que la palabra sagrada, la voz del Espíritu, acudiera al llamado.
El paso del tiempo no cesa de cambiarle el rostro al mundo. Ni las circunstancias, ni los encuentros ni las palabras son lo que eran. En esa fijación de mirar hacia delante, hemos acogido el semblante que hoy nos ofrecen las estaciones, aunque a veces miremos hacia atrás buscando algo importante que perdimos en nuestra idea de avanzar. No es añoranza de escenarios silvestres o bucólicos, aunque bien es cierto que donde la vida florece y se expresa libremente no queda espacio para existencias estériles; la vida contagia a la vida… Tampoco es añoranza de escasez, en todo caso, de esa Abundancia inaprensible de la que carecemos entre tanta saturación. Tal vez lo que perdimos en el camino y echamos en falta sea la sabiduría del anciano, la inocencia en la mirada, el reconocimiento del hermano. Compartir desde lo auténtico y no desde la apariencia…
¡Perdón! ¡Rectifico! Nada está perdido pues aquellos sabios ancianos viven en la memoria de nuestra sangre y en esta selva urbana, y el fuego está encendido donde haya corazones sintientes, y aquella Tipi de ceremonias o el Ágora de antaño es hoy un centro de meditación, de biodanza, de yoga… Pues así como la hierba se abre paso entre las grietas del cemento, así van abriéndose espacios donde crecer hacia dentro y aprender en el día a día y compartir lo que sea que ahora tengo y siento… Así asoman entre los rumores de la multitud las palabras poderosas que resuenan en lo más íntimo del ser.  Y así, entre luna y luna, va afinándose el canto del ruiseñor entre los graznidos de la lechuza…

GIRASOLES AL AMANCER en Ayatana Centro – Vilanova i la Geltrú – Barcelona

¡¡¡Gracias, amig@s, por la acogida, el espacio y el corazón!!!

Share Button

Publicado por

Angela Castillo

Aprendiza de Poeta Maga