Confianza

…Ahora ya puedes entregarle tus miedos a la araña para que ella los devore, para que tu visión pueda avanzar un paso más en las zonas oscuras del olvido. A veces unos segundos de vértigo te sacan del instante, de la pura confianza en lo imprevisible. La memoria del miedo siempre está al acecho con lo cual nunca se sienten tus pasos seguros en la red. Afianzas un pie sobre el hilo perceptible a la vez que alzas el otro hacia lo indefinido. No dudes, cielo, que el amor siempre sostiene tu corazón. Puedes exhalar el aliento contenido y acoger un nuevo impulso que conlleva un nuevo paso y un nuevo abismo por debajo de cada intento. Hasta que finalmente caminas erguida y sin miedo.
Sólo la luz del amor puede alumbrar donde no se ve nada. Así, en la medida en que crece tu recorrido, los rincones sombríos se van aclarando. El día refleja la belleza que has ido despertando a cada paso que has dado con amor. Porque muchas conexiones han sido encendidas también en cada pisada. Y tú no te paras a contemplarlas, porque ahora tu impulso es seguir caminando, seguir avanzando en esta red invisible que te sostiene. Caminas despacio haciendo malabarismos por un espacio que te pide constante confianza, pues creas el asiento para tu pisada en el mismo impulso de dar el paso. Porque nada está hecho aquí, y todo está trazado, pero es tu intento el que despierta un agujero negro o desvela un hilo dorado donde apoyas tu pie…  Extracto de Los Ojos de la Noche –  Capítulo: La Cueva de los Miedos

en CENTRO ARTEMISA // Girona

¡¡¡Gracias, amig@s, por confiar, compartir, acoger, inspirar…!!!

Share Button

¿Atar al perro, o atar al miedo?

Caminaba esta mañana por la montaña con mi perro, cuando nos cruzamos con una señora que venía paseando en dirección contraria. Airjul se fue a olerla moviendo el rabo, a la vez que el miedo de ella movía la lengua al gritarme que el perro debe ir atado. Sujeté a Airjul en silencio y seguí adelante con las palabras de la mujer haciendo ruido en mi cabeza. “Ate usted también a su miedo, señora”, resonó en mi pensamiento, pero ya no quise prestarle más atención a este asunto. Fue después, sentada a la sombra de un árbol, cuando pude profundizar un poco más en el incidente.
¿Atar al perro o atar al miedo? En la naturaleza nada vive atado, a no ser que venga el ser humano a poner sus lazos. Las criaturas que habitan los entornos naturales perpetúan el instinto de supervivencia, de acecho que se sabe acechado, ya que en la cadena ecológica siempre hay un acecho más grande que se cierne sobre el acechador.  El miedo es un instinto natural que al ser atado ladra con agresividad o se pone a la defensiva. Tan irracional es el miedo como razonables son todos los intentos que ponemos en dominarlo, acorralarlo y controlarlo. Pero estemos atentos, al acecho, para que en este ejercicio no acabemos atando la gracia de la espontaneidad, el asombro de lo imprevisible, la belleza de lo auténtico… Para no perdernos la dicha de sentirnos libres de tantos y tantos miedos con correa y amordazados…

Girasoles al Amanecer en Centro Artemisa – Girona

¡¡¡Gracias, amig@s, por ese nuevo paso en el recorrido de los Girasoles!!!

Share Button

Conectando con lo Sagrado

El propósito que guía este Encuentro es abrir el corazón a la vibración de los cuatro elementos –Tierra, Aire, Agua y Fuego-, acogiendo el regalo que  cada uno de ellos nos entrega en forma de fuerza, entendimiento y sanación; en una oportunidad de ir descubriendo espacios inexplorados del ser… Desde lo sagrado de ti puedes establecer una relación con lo sagrado de la Madre Tierra, pues Ella escucha en tu silencio, en tu canto, en tu rezo y, sobre todo, en el balbuceo del primer  acercamiento. Ella oye los anhelos más íntimos del corazón, sana las heridas profundas y te fortalece  para que cumplas con el compromiso  que tienes contigo mismo, con tus relaciones y con la Vida…

DSCF4363Y así fue que el Agua fluyó a través de nuestras venas y nos dejó su transparencia en el sentimiento… El Aire afinó nuestros instrumentos musicales y dejó en la humedad del ambiente notas acompasadas con nuevos entendimientos… La Tierra acogió nuestras ofrendas y semillas de nuevos propósitos, mientras sentíamos su latido bajo nuestros pies… Y, pese a que las lluvias no nos permitieron prender el Fuego, finalmente nos convertimos en leños y encendimos una llama en nuestros corazones que seguirá ardiendo más allá de las estaciones… 

Del 22 al 24 de Abril – Conectando con lo Sagrado – En Vallfogona de Ripollès – Girona

¡¡¡ Gracias, Alex, Alvaro, Berta, Charo, Eva, Inma, Juan, Jordi, Kris, Mónica, Rosa, Rosa… por ponerle vuestras mejores notas a este encuentro!!!

Share Button