Sabor a Encuentro

Hay Centros diseñados para que se dé el Encuentro desde la armonía y autenticidad inherentes al ser humano. Unos están todavía en la imaginación de quienes los sueñan, otros ya han tomado realidad, nombre y dirección en todas las ciudades del mundo… Son espacios donde la expresión de quienes los habitan (aunque sólo sea por un rato) deja en el ambiente una impronta con sabor a risas, con el dulzor de comidas compartidas, con un rumor a cantos que detonan sus significados en esa página que vamos escribiendo en el aire, en el corazón…
Así damos vida en el lugar, en lo concreto, a ese pálpito que nos recuerda el roce, el perfume, los colores de un sentir olvidado en la noche de los tiempos. Y así se renueva en cada Encuentro el trazado de un Círculo que nos trasciende y del cual tod@s somos el Centro…

En Centro Amma / Valencia

¡¡¡Gracias, amig@s, por tantas cosas que aprendí en este espacio compartido!!!

Share Button

Darse Cuenta

Recapitular es mucho más que una evocación, es liberar cargas energéticas que pesan en algún espacio del olvido, y nos regalan su claridad en el intento de aclararlas.
… Bien, ya hemos experimentado el mundo desde las percepciones expuestas a la dualidad, a la polaridad, a la confrontación de los opuestos. Ya hemos entrado en el proceso de Darnos Cuenta: lo que niegas te lo niegas, aquello a lo que te adhieres, o crees tener, te posee a ti. Ahora damos un paso hacia la Unidad y decimos: Todos Somos Uno. ¿Qué significa esta frase para mí? ¿Cuándo toma sentido y realidad en mi vida? Porque yo puedo nutrir mi intelecto de todas las concepciones que fluctúan en el reino de las ideas, pero, hasta que cada célula de mi ser no las respira, siguen siendo algo ajeno en alguna parte de mí, algo que enajena esos espacios donde no puedo experimentar lo que pienso.
En un mundo donde todo se nos manifiesta separado por el tiempo, las fronteras, lo pronombres personales…, hago el intento de experimentar la Unidad desde esa mirada despierta que genera conexiones en todas partes, mire donde mire. Y, como en el fondo todo está unido, las partes que veo separadas responden al intento, ocupando un nuevo orden en mis percepciones. Y así nace una imagen completa, plena de sentido, donde antes anidó la disociación y el sinsentido.

Encuentro en Primer Paso – Puerto de Sagunto

¡¡¡Gracias, amig@s, por tantos nuevos sentidos que me habéis regalado en esta tarde!!!

Share Button

Lo que sea que traigo

El viento nos sopla al oído extraños mensajes que afloran a la garganta, como un nuevo canto que aviva las cenizas de un fuego ahogado por tantos leños de información humeante en los tejados de la cabeza. El Taita-Inti se esconde entre las nubes del horizonte, como si quisiera dejarle el protagonismo al sol  que empieza a asomar en esos corazones que acuden al llamado. El mar acompasa su oleaje sinuoso con el ritmo de la sonaja, con el latido del tambor, con el murmullo de palabras que ya no pretenden decir nada sino abrir nuevas sendas que nos conduzcan al reino de la magia…
Ha sido un llamado al despertar de una memoria dormida en lo más profundo de nuestra psique. En un escenario abierto a la luz, sin paredes donde colgar cuadros; nosotros somos el marco para ese lienzo vivo que se despliega ante nuestros ojos. No hay techos donde pintar estrellas pero en la cúpula celeste van asomando éstas, sin prisas, como si un pincel invisible las fuera pintando una a una. Más allá de nuestros juicios y expectativas no hay puertas cerradas que impidan el paso, ni puertas “abiertas” poniéndole condiciones a la luz.
Finalmente se da el encuentro, la conexión. Las manillas del reloj recorren imperturbablemente las horas, pero hacemos un recorrido fuera del tiempo al salirnos de la circunferencia. Un salto del ocaso a la noche estrellada. Un salto de la incertidumbre al reconocimiento del otro como parte de mí, de la soledad aislada al compartir “lo que sea que traigo”, del juicio separador al abrazo de hermandad. El regalo que recibimos es superar la franja que se antepone entre un estado de plenitud (que no necesita nada para Ser) y una expectativa mental (que condiciona nuestro sentir a unos acontecimientos determinados). El resultado es sencillo y delicioso, como esos momentos repletos de gozo que nunca aprecias porque la atención está más concentrada en las exigencias de ahí fuera…

Círculo de Girasoles en Puerto de Sagunto-Valencia

¡¡¡Gracias, amig@s, por el apoyo, la acogida y el acercamiento!!!

Share Button

Proyecto Ecoaldea

… Conozco a personas que no remarcan lo que ya está definido ni andan entre la muchedumbre de caminos trazados. Me refiero a esos buscadores que se aventuran en lo incierto robándole nuevas sendas a la vida y a los que, quizá por esto mismo, no les queda más remedio que conquistar a la confianza como el más audaz de los aliados… Gentes que despertaron la consciencia de sí mismas y, al mirar el mundo con nuevos ojos, no hallaron en su entorno un reflejo con el que identificarse. En la soledad de una búsqueda incógnita enfocaron sus vidas hacia la Naturaleza, vislumbrando en la perfección de la Madre Tierra un lenguaje de conexión que les enseñó cómo forjar su existencia con la misma armonía, belleza y fuerza que desprende la Pachamama.
Corazones que empezaron a palpitar a un ritmo diferente y, desafiando cualquier tipo de estructura, apostaron por un camino que resonase con sus propios latidos. Una senda abierta a la alianza que cada relación aporta al proceso de avanzar, cultivando el entendimiento implícito en las relaciones con la naturaleza, con el trabajo, con los elementos, con el mundo invisible, con los compañeros de viaje, en definitiva, con uno mismo.
Tenaces guerreros que bordaron en su bandera el escudo del universo y cabalgaron en la confianza hacia la conquista de aquellos horizontes visualizados en sus sueños. Luchadores en una batalla contra la inconsciencia que fundieron sus pensamientos con un fuego inflamado de otras verdades. Danzantes de la vida que arquearon las cuerdas de sus gargantas afinando cantos, lanzando rezos como certeras flechas dirigidas al corazón del Gran Espíritu.
Girasoles decaídos tras una larga noche de sombras oscuras, que despertaron una mañana abriendo sus pétalos a la luz del amanecer, elevaron sus corazones hacia el cielo y no necesitaron más motivo para colmar el nuevo día que girar en dirección al sol…

Extracto del libro “Girasoles al amanecer” 

Proyecto Ecoaldea en Olocau – Valencia

¡¡¡Ánimo amig@s, que ese proyecto de vida vaya tomando forma, fuerza y realidad!!!

Share Button